Robótica abre la mente de las niñas adolescentes en Nigeria

Estudiantes arman legos en Kano, Nigeria. Foto: Reuters

Adolescentes de la ciudad de Kano, en el norte de Nigeria, aprenden robótica, informática y otras materias de ciencias exactas en el marco de un proyecto innovador que desafía la visión local de lo que deben hacer las niñas en una sociedad musulmana socialmente conservadora.

En un lugar donde se espera que las niñas se casen jóvenes y su educación se ve a menudo truncada, la ONG Kabara pretende ampliar su visión del mundo mediante actividades como la construcción de máquinas, el uso de programas informáticos comunes y el aprendizaje de las matemáticas y la ciencia.

"Vine a Kabara para aprender robótica y he creado un montón de cosas", dice Fatima Zakari, de 12 años. Una de sus creaciones es un dispositivo de arte giratorio que funciona con pilas para crear obras de arte distintivas.

"Estoy feliz de compartir esto con mis hijos y con la comunidad en general para el crecimiento de la sociedad", dijo orgullosa.

Kabara es una idea de la ingeniera Hadiza Garbati, que quería aumentar las aspiraciones de las niñas del norte de Nigeria y ayudarlas a desarrollar habilidades que pudieran aprovechar para crear sus propias pequeñas empresas o matricularse en la universidad.

Desde que comenzó en Kano en 2016, Kabara ha formado a más de 200 niñas y Garbati está trabajando para ampliar su proyecto a otras ciudades del norte.

Se trata de una inusual historia de éxito educativo en el norte de Nigeria, donde más de 1,000 niños desde diciembre han sido secuestrados de sus escuelas por quienes luego piden rescates, lo que ha provocado que muchos más abandonen los estudios porque sus padres temen los secuestros.

Kabara, situada en una zona segura en el corazón de Kano, no se ha visto afectada por la crisis.

Garbati dijo que había superado la resistencia de algunos padres siendo muy respetuosa con las tradiciones islámicas. Las niñas llevan sus hijabs durante las sesiones.

CRÉDITO: 
Reuters