¿Sabes cómo decirle a alguien que tiene mal aliento?

Creo que de las cosas más incómodas que he tenido que decirle a alguien en mi vida, son precisamente las cosas relacionadas a la higiene, porque pienso que es algo muy personal, pero cuando puede afectar el negocio o la imagen de la empresa, es momento de quitarnos esta incomodidad y ser sinceros para poder hacer algo al respecto.

Tener que decirle a alguien que huele mal, que tiene caspa, que tiene mal aliento o cualquier cosa similar nunca es sencillo, sobre todo cuando son personas allegadas a título profesional, pero sobre todo porque sabemos que también puede dañar su sensibilidad e, inclusive, causar un problema a futuro. Pero todo el chiste es saber CÓMO LO DICES, eso es todo. Es cierto que aún con “anestesia”, como decimos a veces, es difícil tanto decirlo como recibir el comentario, pero también es cierto que se toma más responsablemente, más ligero y, en el fondo, si somos maduros, agradecemos finalmente este tipo de observaciones porque nos hacen crecer y tener una mejor imagen ante los demás.

Así que en esta ocasión te quiero dar tres tips para hacerlo de la manera más directa, profesional y honesta que se puede hacer:

La manera de acercarte con la persona tiene que ser personal, jamás enfrente de alguien más y siempre creando un contexto de permisión o de contribución con preguntas o afirmaciones como:

  1. "¿Me permitirías comentarte algo que puede ayudar en tu imagen personal?”, “hay algo que te quiero decir y que seguramente va a ayudarte personal y profesionalmente” o “disculpa por ser intrusivo pero creo que lo que te voy a comentar está afectando tu imagen y la de la empresa y me parece honesto y justo comentarte qué es”.
  2. Nunca, nunca, nunca, hacerlo desde el “estás mal” o “tienes algo mal”, siempre desde el lado de contribución al otro para ayudarlo a mejorar. No es lo mismo decir un “a veces he sentido que tienes mal aliento y esto ha llegado a incomodar a algunos compañeros y clientes” a decir “te apesta la boca y creo que debes hacer algo urgentemente”, ¿ves la diferencia?
  3. Siempre cerrar con un agradecimiento por permitirte haber hecho la diferencia, explicando que cuando afecta la imagen de la empresa es algo que se necesita decir.

Sé que no es fácil pero, al final, te aseguro que en la mayoría de los casos, ¡la gente agradece las intervenciones como estas!

¡Si necesitas más consejos empresariales como este estoy a tus órdenes en: @javitokrp y @tokrp !

Por Javier Vázquez Gómez, director general de Tok Relaciones Públicas