“Operativos sorpresa” de inspecciones por outsourcing se descartan por ahora: STPS

La prioridad es ayudar a la regularización. Foto: Especial

Se descarta asumir un enfoque punitivo en el cumplimiento de la reforma de subcontratación, al menos por ahora, pues la prioridad es apoyar a las empresas su regularización, afirmó Alejandro Salafranca Vázquez, titular de la Unidad de Trabajo Digno de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

“Faltan muchas empresas por registrarse, faltan sustituciones patronales, centremos nuestra energía en eso. No es prioridad ahora cancelar los registros, salvo denuncia o que encontremos barbaridades, pero el objetivo fundamental ahora no es hacer operativos sorpresivos de inspección o caerles a las empresas para cancelar el registro. El objetivo fundamental es que todo aquel que lo necesite lo obtenga”, afirmó durante un foro del Colegio de Abogados de México.

En ese sentido, el funcionario recordó que la inscripción al Registro de Prestadoras de Servicios Especializados u Obras Especializadas (Repse) no es un permiso o una “patente” para hacer cualquier cosa, sino lo equivalente a una licencia de manejo que sólo acredita que la persona cuenta con los conocimientos y competencias para conducir, pero no la exime de respetar las reglas de tránsito.

“El objetivo ahora es que todo el que lo necesite obtenga su Repse”, agregó.

Aunque la dependencia no asumirá por ahora un rol punitivo, Alejandro Salafranca resaltó que una vez que todas las empresas hayan obtenido su inscripción al Repse y comiencen a ofrecerse los servicios especializados bajo las nuevas reglas, se vigilará la calidad de la subcontratación.

“No estamos en la tesitura de un sentido punitivo, el llamamiento ahora mismo es a dar facilidades dentro del marco de la Ley para cumplir”, apuntó el funcionario de la STPS.

La reforma de subcontratación estableció nuevas reglas para la prestación de servicios especializados, contemplando la inscripción al Repse y limitando la tercerización de estos servicios siempre que no formen parte del objeto social y actividad económica preponderante del contratante, entre otras nuevas reglas.

Salafranca Vázquez informó que hasta ahora más de 30,000 empresas ya han obtenido su registro ante la Secretaría del Trabajo para operar como prestadoras de servicios especializados. Por otra parte, agregó, van 2 millones 5,015 trabajadores que ya salieron de un esquema de outsourcing a través de la sustitución patronal.

“Las cifras lo que demuestran es la férrea, entusiasta y comprometida voluntad de los empresarios por cumplir. De otra forma no se explica 2.5 millones de trabajadores transferidos de una empresa a otra, porque atrás de ese número hay miles de patrones que han cortado su vínculo con los subcontratistas y han reconocido a su personal. Hay una voluntad masiva de cumplimiento”.

Durante su partición, el funcionario indicó que algunas complicaciones que han detectado para que las empresas obtengan el registro ante la Secretaría del Trabajo se encuentran:

  • Opinión negativa de cumplimiento ante el SAT, IMSS o Infonavit por una falta de actualización de las bases de datos de esas autoridades
  • Archivo digital del objeto social ilegible
  • Registro de actividades que no forman parte del objeto social
  • No se captura individualmente cada actividad que se registrará

¿Pedir o no el Repse?

Las empresas que deben obtener su registro ante el Repse son aquellas que presten servicios y para ello pongan a disposición trabajadores en beneficio de otra; por ejemplo, los servicios de seguridad privada o de limpieza. La situación es diferente para un negocio dedicado al mantenimiento de elevadores o de instalación de cámaras de vigilancia, que no requieren la inscripción al padrón de la STPS, al menos para realizar estas actividades.

Sin embargo, ante la duda, algunas empresas han solicitado a todos sus proveedores contar el Repse, aunque la práctica el contratista no ponga a disposición trabajadores en su beneficio. En estos casos, la exigencia del registro puede tener más riesgos para el cliente que para el negocio que presta el servicio, subrayó Alejandro Salafranca.

“El que exige el Repse tiene que darse cuenta que si lo exige para un contrato de servicios donde no hay personal a su disposición, se está haciendo patrón solidario de una plantilla que no está trabajando en beneficio de él. Por tanto, la empresa especializada no corre ningún riesgo”.

El funcionario de la Secretaría del Trabajo recordó que la exigencia del Repse para una actividad implica el reconocimiento de la prestación de un servicio especializado y, por lo tanto, de la responsabilidad solidaria con los trabajadores del contratista.

Obligaciones en puerta

El 1 de septiembre vence el plazo para que las empresas que deben regularizarse se registren ante la STPS o realicen la sustitución patronal, sin la condición de transferir los bienes. Aunque la atención está centrada en estas disposiciones, Marco Antonio García, gerente de Seguridad Social de Grupo Posadas, pidió a las empresas no perder de vista que están en puerta otras obligaciones.

“Tenemos que ir caminando y ver hacia adelante, porque adicional al registro, también se nos vienen obligaciones y tiempos de otras cosas que tenemos que cumplir. En su caso, tenemos que reportarle al IMSS los contratos y al Infonavit”, señaló el especialista en la mesa de análisis del foro.

Por su parte, Orlando Corona, socio de Seguridad Social de Crowe México, opinó que la implementación de la reforma de subcontratación no terminará para las empresas en septiembre, porque es probable que las nuevas reglas impliquen acciones a futuro para las organizaciones.

“La forma de hacerle frente y entender esos nuevos modelos de estructuras corporativas es invirtiendo en la productividad, que se traduce en un beneficio compartido, empresas más rentables y con mejores ganancias para los trabajadores, y una mejoría en los sueldos y condiciones”, destacó el especialista.

CRÉDITO: 
Gerardo Hernández / Factor Capital Humano