Las fintech le disputan el mercado a la banca: Fiserv

Foto: Shutterstock

En 2009, Jack Dorsey, CEO de Twitter, y Jim McKelvey, fundaron Square, una empresa de servicios financieros y pagos móviles que en el 2015 comenzó a dar créditos a pequeños negocios. Se trata de préstamos preaprobados, que el comercio paga conforme vende. Es una estrategia para atraer a los clientes de la banca tradicional, y retenerlos con una mayor oferta de servicios.

Es también una tendencia que se observa cada vez más en las empresas tecnológicas, explica Rodrigo Santiago, director de Canales de Fiserv, para quien el drive del negocio ya no está sólo los pagos móviles “sino en todos los servicios que existen alrededor de éste”.

Y es que, refiere el directivo, las grandes empresas de tecnología, como Apple, Amazon, PayPal y Samsung “se están metiendo hasta la cocina de las instituciones financieras”. Esto se debe a un proceso generacional del perfil del nuevo usuario de la banca, y por la confianza que estos clientes tienen en las tecnológicas, sobre los bancos tradicionales.

Rodrigo Santiago cita un estudio elaborado por Fiserv en Estados Unidos, según el cual el índice de confianza de los usuarios de los grandes bancos cayó, pero el mismo indicador crecía en empresas como Facebook, Apple o Amazon.

“Los usuarios –abunda- están perdiendo confianza en los bancos y la están trasladando a empresas de tecnología, porque éstas se están haciendo dueñas de la experiencia del cliente. En Estados Unidos, cuando llegas a un comercio, ya no preguntas si aceptan Visa o American Express, sino si aceptan Apple, es decir, Apple se está volviendo dueño de la experiencia del cliente.

“Esto se va a generalizar conforme se integren al mercado financiero las nuevas generaciones, para quienes el canal lógico será el móvil, ya que gran parte de su vida lo han pasado con este dispositivo y van a buscar a la empresa con la cual se sientan más cómodos y que los ha acompañado a lo largo de su vida, que sabe sus gustos, su música, las películas que ve…”.

Esto, agrega Santiago, impulsará servicios como las ofertas georreferenciadas, es decir, que a través del dispositivo móvil el usuario reciba promociones exclusivas de establecimientos afiliados a determinado banco cuando camine por la calle donde se ubican estos.

“Son los servicios o soluciones que se van a dar en los siguientes cinco años”.

Cooperación, necesaria para avanzar

Fiserv es una compañía global proveedora de tecnología para más de 13,000 clientes del sistema financiero. Con 30 años de creación, su portafolio está compuesto por más de 7,000 soluciones, ya sea el sistema para el procesamiento de pagos o las “wallets” digitales para bancos.

Luis Cirerol, director de pagos para América Latina, El Caribe y Canadá de Fiserv, expone en entrevista que en la región el Fintech avanza a diferentes velocidades; sin embargo, casos como el de Perú y Bolivia, donde autoridades y bancos acordaron adoptar una misma tecnología para los pagos móviles, pone de manifiesto que, para meter el acelerador en la adopción del mobile payment, es necesaria la cooperación.

“En México falta camino por recorrer en cuanto a enfoques de cooperación. Aquí ha habido iniciativas de pagos móviles de Banamex, Bancomer o Banorte, pero sin proyectos aislados, que no son interoperables y en México necesitamos ver más esfuerzos de interoperatividad”, expone.

En cuanto a la regulación, Cirerol asegura que México ha dado pasos importantes, además de que las autoridades están más activas participando con los bancos en estos temas, aunque no al nivel que Perú o Bolivia, por lo que subraya: “hay que avanzar con un enfoque de cooperación para que los pagos móviles sean una tecnología usada por todos”.

Rodrigo Santiago y Luis Cirerol aseguran que tal sólo en México, todos los bancos y cajas de ahorro tienen al menos una solución de Fiserv, lo que explica el llamado a las instituciones bancarias a innovar; sin embargo, precisan que no se trata de competir con las grandes tecnológicas.

“Nosotros proveemos el wallet para el banco que no la tenga… pero, incluso las carteras de Apple o Samsung son el front office para el usuario, y el banco necesita administrar todo eso mediante el back office, que son los sistemas que el banco requiere para interactuar con la tecnología, y es lo que Fiserv provee”, explica Rodrigo Santiago.

Así como los bancos hacen alianzas con las grandes tecnológicas o con startups fintech, incluso adquiriendo a éstas, Fiserv también ha dado pasos en ese sentido, no sólo ha apoyado con financiamiento a startups del segmento fintech, sino que adquirió a empresas del sector como Popmoney.

Finalmente, Rodrigo Santiago pone de manifiesto el valor de la tecnología en el sistema financiero: una transacción por banca móvil es 43 veces más barata que hacerla por una sucursal tradicional; es incluso 50% más baja que por Internet y 13 veces más barata que mediante cajero electrónico o un call center.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario