Equipos de cómputo obsoletos generan pérdidas de 69,000 mdp

El mantenimiento de equipos con más de cuatro años es costoso. Foto: Especial

El costo anual de mantener una PC de más de cuatro años es de más de 17,000 pesos por dispositivo. Además, tienen 2.5 veces más probabilidades de someterse a reparaciones, lo que resulta en un promedio de 204 horas de pérdida de productividad por dispositivo.

Contar con equipo de cómputo es vital para los negocios, sobre todo las pequeñas y medianas empresas (Pymes); sin embargo, en ocasiones se tienen dispositivos de cuatro o más años, que sí bien pueden ayudar a realizar las labores, al final pueden ser más perjudiciales. Incluso pueden generar pérdidas de más de 69,000 millones de pesos, revela un estudio dado a conocer por Intel y Microsoft.

Indicaron que el estudio realizado por la firma Techaisle, organización líder mundial de investigación y análisis de mercado de TI para Pymes, encontró que el costo anual de mantener una PC de más de cuatro años es de más de 17,000 pesos por dispositivo. Además, estas PCs tienen 2.5 veces más probabilidades de someterse a reparaciones, lo que resulta en un promedio de 204 horas de pérdida de productividad por dispositivo.

En total, 35% de las PCs que son utilizadas hoy por las Pymes mexicanas tienen cuatro o más años de antigüedad. Además, 36% de estas empresas no cuenta con una política de actualización tecnológica o no la siguen.

“Las PCs son el motor productivo de muchas de las pequeñas y medianas empresas en el país, las cuales dependen en gran medida de estos dispositivos para sus tareas cotidianas. De ahí la importancia de que estas empresas adopten una estrategia de modernización que les permita mantener la rentabilidad del negocio, al reducir por ejemplo los costos de administración de TI, aumentar su productividad y proteger a su organización de los riesgos digitales modernos”, señaló Ricardo Barriga, director de canales en Intel México.

Más allá del impacto en el costo y la productividad de las Pymes, el estudio destaca también otras consideraciones clave como la seguridad, que resultó ser la segunda prioridad más importante para el área de TI después de Cloud. El estudio indicó que, en el último año, 54% de las Pymes mexicanas sufrieron violaciones de seguridad y robo de información.

Las mayores preocupaciones de las Pymes en términos de seguridad de sus equipos de cómputo son: virus u otros ataques de malware (70%), robo de datos e información por parte de empleados u otros (54%), intrusiones en la red (52%) y pérdida o robo de dispositivos (45%).

“La adopción de los avances tecnológicos significa grandes oportunidades para todo tipo de negocios, la evolución constante ha permitido que logremos hacer más cosas con menos, y nos ha facilitado innumerables procesos, todo esto de una forma más segura. La transformación digital, que ha dado ya un paso adelante, no sólo se trata de hacer digitales los procesos sino de aprovechar las tendencias actuales para ser más eficientes y contribuir al crecimiento de las empresas.

Hoy, las Pymes deben también dar un salto más y apoyarse de lo que la tecnología ofrece: sistemas de inteligencia y soluciones ágiles y flexibles. Resulta indispensable que las compañías tecnológicas realicemos un esfuerzo conjunto para dar a conocer los beneficios de adoptar las últimas innovaciones, y continuar trabajando cada vez más en hacer accesibles e inclusivas las soluciones”, señaló Carlos Bueso, director de canales, Pymes y cuentas corporativas de Microsoft México.

En conclusión, las Pymes mexicanas tienen la oportunidad de mejorar sus operaciones generales con dispositivos modernos. Para aquellos que ya iniciaron la transición a dispositivos más nuevos, el estudio reveló que:

  • 85% encontró reducciones en los costos generales de mantenimiento al adquirir nuevos equipos de cómputo.
  • 84% considera que las nuevas PCs permiten al personal de TI administrar y resolver problemas de forma remota.
  • 83% concluyó que las nuevas PCs hicieron que sus empleados fueran más productivos.
  • 81% destacó que mejoró su colaboración con nuevas PCs que les permitió utilizar comunicaciones de clase empresarial y videoconferencias.

Mediante el estudio se descubrió que la barrera principal para que las pequeñas y medianas empresas migren sus equipos de cómputo antiguos a nuevos, radica en la preocupación de que las aplicaciones de los dispositivos antiguos pudieran no funcionar en un sistema operativo más reciente, además de la falta de presupuesto.

Sin embargo, los beneficios de adoptar una estrategia de dispositivo moderna son mayores que las preocupaciones.

“El impacto positivo por renovar la tecnología en las pequeñas y medianas empresas puede ser alto, y nosotros trabajamos de la mano con nuestros socios de negocio para ofrecerles alternativas hechas a la medida. Un ejemplo de esto es la modalidad de Dispositivo como Servicio (DaaS), que permite que las organizaciones tengan acceso a equipos de cómputo de última generación, con una variedad de servicios y software de acuerdo con las necesidades específicas de la empresa, mediante una cuota de suscripción mensual”, agregó Barriga.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario