El Paquete Económico

Todas las semanas me pregunto ¿ahora sobre qué escribo? La fortuna nos trae noticias y éstas ahora vienen del Poder Ejecutivo de nuestro país. El secretario de Hacienda y Crédito Público presentó este domingo la propuesta del Paquete Económico para el 2020. Dicho paquete, estoy seguro, estará siendo discutido a lo largo de estos días por todos los expertos y agentes económicos.

Sin embargo, no perdamos de vista que es una propuesta que el Poder Ejecutivo de la unión pone a consideración del Congreso de la Unión a través de la Cámara de Diputados para que sea discutida y aprobada. En el camino seguramente habrá muchas discusiones, los diferentes sectores económicos querrán influir para hacer los cambios que más convengan a sus intereses y los propios diputados querrán incorporar los cambios que puedan beneficiar a los grupos que ellos representan.

Lo que es un hecho es que presentar la propuesta del Paquete Económico es una prerrogativa exclusiva del Poder Ejecutivo, ya que como tal, es su responsabilidad hacerla y comprometerse para, una vez aprobado, llevarlo a cabo y cumplir los planes que, según ellos, puedan beneficiar a la población y al país.

El Paquete Económico incluye un comunicado con la presentación y los criterios de política económica que incluyen los supuestos económicos de los cuales el gobierno está partiendo para poder hacer su presupuesto contenido en la iniciativa de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos para el año 2020, y así solicitar la aprobación del Congreso.

El Paquete Económico para el año 2020 incluye también iniciativas de reformas a las leyes del impuesto sobre la renta, el impuesto al Valor Agregado, el impuesto especial sobre producción y servicios, el código fiscal de la federación, la Ley Federal de Derechos y la ley de ingresos sobre hidrocarburos. En todos estos casos, según aclaran comunicados, no se incorporan nuevos impuestos ni se incrementan los existentes, pero sí se hacen ajustes para fortalecer los mecanismos de recaudación.

Por supuesto que soy contador público, no economista ni me dedico a la consultoría fiscal, por lo que dejaré el análisis económico y fiscal a los expertos.

Sin embargo, hay varios puntos que llaman la atención, y sobre los cuales algunos colegas contadores que se dedican a la consultoría fiscal me han hecho notar:

  1. El artículo 197 habla de que los asesores fiscales se encuentran obligados a revelar los esquemas reportables.
  2. En el mismo artículo establece la obligación de los asesores fiscales de registrarse ante el SAT.
  3. Define que es un asesor fiscal, independientemente de su país de residencia y de los mecanismos que utilice para suministrar la asesoría.
  4. Define los esquemas reportables como áreas de riesgo que las autoridades fiscales hayan identificado durante el ejercicio de sus funciones. Estos serían publicados regularmente por el SAT y los asesores fiscales estarían obligados a reportarlos antes de su implementación.
  5. Crea la figura de tercero colaborador fiscal, invitando a la sociedad a que puedan denunciar las operaciones inexistentes a la autoridad fiscal gozando de protección a su identidad.

La autoridad pretende que todas estas medidas sean disuasorias de actividades que estén dirigidas a evadir o eludir las obligaciones de pago de impuestos.

Tanto para las empresas como para los contadores públicos y abogados que se dediquen a dar asesoría fiscal vale la pena dar seguimiento a estos aspectos de la reforma y, si así lo deciden, participar en las discusiones que ayuden al gobierno a evitar dichas prácticas, pero que no afecten los derechos de los profesionistas y los empresarios.