¿Tienes contratos que respalden tu empresa?

Foto: Cortesía

Contar con ellos, blinda legalmente a tu pyme de un imprevisto

En México existen una gran cantidad de pequeñas y medianas empresas desprotegidas legalmente, pues debido a su tamaño, estas consideran poco relevante tomar acciones que las amparen en esta área. Así, desconocen la existencia de contratos que pueden cubrirlos contra los imprevistos; sin embargo, son este tipo de negocios los que deben cuidarse más, porque a diferencia de los grandes corporativos, que aún con una mala jugada pueden salvar su patrimonio, las pymes, con una sola mala transacción, pueden caer en la banca rota.

Casi un 90% de los casos que he atendido se hubieran solucionado con asesoría legal oportuna y preventiva, por ello considero necesario que las pymes sepan qué tipo de contratos pueden salvarlos de los contratiempos que comúnmente se presentan en los negocios, como discusiones entre socios, problemas con la renta del local o cuestiones burocráticas.

De esta manera, antes que ningún otro contrato, debemos darle el “acta de nacimiento” a nuestra empresa, por lo que es necesario generar un acta constitutiva que determine su tratamiento fiscal, así como los derechos y obligaciones ante la ley de los socios. Ya establecido este importante documento, debes tomar en cuenta 4 contratos más para el óptimo funcionamiento de tu firma:

  • 1. Contrato de arrendamiento. Si operas en un local rentado, entonces necesitas contar con él para delimitar los derechos que tienes con los arrendatarios y las obligaciones que le corresponden a cada parte.
  • 2. Contrato individual de trabajo. Si tienes empleados es necesario que cuentes con un contrato laboral, por si se llegase a presentar alguna controversia con ellos, por que la responsabilidad de cualquier inconveniente cae sobre ti como patrón; así tendrás pruebas que te protejan en caso de cualquier inconveniente y dejarás clara la manera de proceder o de arreglar los conflictos.
  • 3. Contrato de compra-venta. En caso de que en un futuro decidas ofertar tu negocio, podrás delimitar las condiciones de cómo se comercializarán tus productos. Es indispensable para efectuar una compra-venta ya que la ley contempla muchas maneras de hacerlo.
  • 4. Contrato de comisión mercantil. Con este puedes lograr la comercialización de tus productos mediante personas especializadas en ventas, ya que así se determina la comisión de cada uno de los vendedores o intermediarios y que cada factura que se elabore bajo tu marca sea deducible de impuestos.
  • 5. Contrato para proveedores. Si tienes una empresa que necesita de otras para surtirte la materia prima para fabricar tus productos, es necesario tenerlo para protegerte en caso de algún inclumplimiento por parte de tus proveedores ya sea por defecto en la materia prima y/o en la fecha de su entregada.
  • 6. Contrato para clientes. Dependiendo del giro de tu empresa, es necesario celebrar contratos mercantiles con tus clientes, para poder exigir el pago de los servicios y/o mercancía que le entregaste a tus clientes, incluso también para poder hacer valido el cobro de la cartera vencida de clientes por medio de la vía judicial.

Es así que, si tu empresa aún es muy pequeña y no cuenta con un departamento jurídico, estos tips te serán de gran ayuda para iniciar operaciones y prevenir cualquier contratiempo, ya que los enemigos de la empresa no solo están al interior de la misma, existen riesgos externos que pueden causar grandes daños en su funcionamiento.

*Fundadora y directora del despacho Leal Montemayor, único en el país conformado exclusivamente por mujeres.

www.lealmontemayor.com

[email protected]

CRÉDITO: 
Carolina Leal*