Combate tus gastos hormiga con efectividad

Archivo/Eleconomista.mx

Parte de nuestros ingresos son consumidos de manera inconsciente

Cuántas veces no nos ha sucedido que llegamos al final de la semana y no sabemos qué le sucedió a esos 500 pesos que teníamos guardados. Si hacemos memoria, encontraremos que entre el sándwich y el pan de la mañana, la botanita y el refresco de mediodía, el postre y el cigarro después de la comida, ya nos acercamos a los 100 pesos extras al día, los cuales seguramente no se encuentran contemplados dentro de nuestro presupuesto mensual.

Esos pequeños gastitos que realizamos día con día, muchas veces sin darnos realmente cuenta de ello, son los denominados gastos hormiga. Pero, ¿qué podemos hacer para reducirlos? Existen varios consejos que le pueden ser útiles.

Identifique en qué gasta

Primero que nada, debemos reconocer en qué se va nuestro dinero, por lo que lo más recomendable es comenzar creando una lista donde anotemos todos los gastos que hagamos, por más pequeños o insignificantes que éstos nos parezcan.

Al final del primer mes nos daremos cuenta de que una parte importante de nuestros ingresos es consumidas muchas veces de manera inconsciente en cosas que realmente no necesitamos.

Una vez que identificamos por dónde se nos escapa el dinero, podemos hacer algo al respecto, por ejemplo:

Muchas veces, con el ritmo de vida que llevamos, en el que siempre andamos corriendo, podríamos tomarnos cinco minutos para preparar algunos alimentos en casa, en lugar de comprar diariamente un emparedado o una ensalada. Si somos de los que no despiertan sin su merecido café matutino, podríamos invertir en una cafetera, incluso coordinarnos con algunos compañeros del trabajo y así dividir el costo.

Planifique una estrategia de compra

Comprar productos en paquete: en vez de gastar todos los días en goma de mascar, en cigarros sueltos o en un refresco en lata, siempre podemos comprar el mismo producto en paquete en el supermercado y llevarnos uno al trabajo.

Si somos asiduos a comprar botellas de agua, también podría ahorrarnos algunos pesos el comprar un garrafón y llenar un envase reutilizable, así cuidamos nuestro bolsillo y también el planeta.

Realice un presupuesto

No se trata de sacrificarnos y dejar de darnos un gustito de vez en cuando, simplemente debemos aprender a utilizar nuestro dinero de una manera más inteligente. Para comenzar, una buena opción sería asignar una parte de nuestro presupuesto a satisfacer uno que otro antojo, de esta manera sabremos realmente cuánto estamos gastando y evitaremos sobrepasarnos.

Finalmente, reduciendo nuestros gastos hormiga, veremos cómo en un periodo de tiempo tendremos la posibilidad de utilizar ese dinero que hemos ahorrado en complacernos con otras amenidades como un viaje de fin de semana, la ropa o accesorios que vimos en nuestra tienda favorita, etcétera.

El autor es Product and Market Intelligence -Asset Management de BBVA Bancomer.

[email protected]

CRÉDITO: 
Ernesto Ocampo*