Exportadoras, en alerta por posible recesión en EU

El sector de las pequeñas y medianas empresas (pymes) exportadoras, podría ser uno de los mayormente afectados en México ante el debilitamiento de la economía en Estados Unidos, coincidieron expertos en la materia.

Ante el temor de que en los próximos 12 meses se produzca una recesión en Estados Unidos, Laura Iturbe Galindo, directora del Instituto de Desarrollo Empresarial de la Anáhuac (IDEAS) expresó que “es obvio que se tendrían afectaciones” dado que una porción de las pymes –que son el tejido empresarial del país- está vinculada con las exportaciones.

Asimismo, dijo que las tres instancias de gobierno, la iniciativa privada, organismos públicos y privados y el sector académico deben estar alertas sobre otros sectores que desde la entrada de productos de otros países, han venido perdiendo competitividad.

En este sentido resaltó a la industria metal-mecánica, la fabricación de autopartes y productos electrónicos, así como empresas medianas de segundo y tercer nivel que se han venido rezagando.

Al respecto mencionó que de acuerdo con un estudio de la Secretaría de Economía, en el sexenio anterior existían 100 productos manufactureros que México exportaba, de los cuales 20 se han perdido y 20 más están en alerta amarilla.


LA OPORTUNIDAD

Ante este panorama, Ricardo Bisso, asesor en Competitividad e Integración Productiva del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) México, insistió en que por ello México necesita “ver más allá de Estados Unidos y no sólo en momentos de incertidumbre como este”.

“Estados Unidos es un mercado interesante, están todos los compatriotas que radican allá. Sin embargo, el crecimiento de la economía mundial se está dando en países en donde la competencia es menor y son mercados muy atractivos para los productos mexicanos”, destacó el especialista.

Los expertos coincidieron en que estas empresas tienen la oportunidad de acercarse a instancias como el Fondo Pyme y buscar otros apoyos como la integración a cadenas de valor o programas como ProMéxico.

Expresaron que lo más importante es que estén abiertas al cambio, para que no sólo mantengan su know-how, sino que sean competitivas.

“Si las empresas mexicanas no empiezan a cambiar en cuanto a la adopción de tecnología que nos ponga en condiciones de competir, tenemos realmente pocas oportunidades. Seguiremos siendo un país achicado, un país maquilador que no ha desarrollado sus capacidades tecnológicas”, concluyó la directora de IDEAS.
[email protected]

CRÉDITO: 
Claudia Castro Reyna