Riesgos psicosociales Norma 35, ¿obligatoriedad o productividad?

No hay plazo que no se cumpla y finalmente el pasado 23 de octubre de 2018 se publicó la Norma Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2018, Factores de riesgo psicosocial en el trabajo-Identificación, análisis y prevención.

En marzo de 2018 con el tema de la responsabilidad de los empresarios al respecto de la prevención de los riesgos psicosociales como una medida de productividad, actualmente, se tiene la obligatoriedad a partir del 23 de octubre de 2019 de elaborar, implantar, mantener y difundir en la empresa y los distintos centros de trabajo la política de prevención de riesgos psicosociales que contemple:

  1. La prevención de los factores de riesgo psicosocial;
  2. La prevención de la violencia laboral, y
  3. La promoción de un entorno organizacional favorable.

Lo anterior implica, que los empresarios podrían correr el riesgo de incumplir con la obligatoriedad y renunciar al aspecto productivo que busca la norma 35, es decir, omitirían prevenir los riesgos psicosociales de las organizaciones y de manera inherente el bienestar laborar de los empleados y colaboradores.

Otro de los riesgos que podemos dilucidar para las organizaciones es que en aras de cumplir y establecer la política de prevención de riesgos psicosociales se carezca de sustento, que sólo se documente la política (dicho sea de paso, viene un ejemplo en el Diario Oficial de la Federación de octubre de 2018 “Guía de Referencia IV EJEMPLO DE POLÍTICA DE PREVENCIÓN DE RIESGOS PSICOSOCIALES” careciendo de sustento como es el procedimiento, formatos, guías y protocolos y por ende, no se esté buscando el aspecto productivo de los empleados en las organizaciones, que según estudios internos de Wellness México podrían llegar a un 20% en beneficios económicos anuales cuantificados financieramente, además de la parte cualitativa que produce un sentido de pertenencia de los empleados.

Como Contadores sabemos que lo que no se mide, difícilmente se puede cuantificar y evidenciar, por lo que la metodología para buscar un efecto productivo en las empresas y de paso cumplir con la norma 35 es aplicar lo siguiente:

Además de lo anterior, se debe de considerar la cultura de la organización y las medidas actuales que se tienen implementadas, como las semanas de la salud, capacitaciones, alineación con los procesos y descripciones de puestos con los objetivos de la empresa, entre otras.

El contador como consultor es una pieza fundamental porque tiene un manejo de la situación financiera y analiza los impactos de estas en el estado de resultados, coadyuvando en la viabilidad de cada una de las acciones y en la implementación del plan de acción.

Asimismo, es importante tener los manuales de políticas, procedimientos y de organización que mantengan una línea clara de las responsabilidades que deben de tener los empleados para tener una adecuada claridad en sus actividades y estas se encuentren en sintonía con la misión de la organización.

Las empresas no empiezan de cero con la Norma 35 porque actualmente tienen iniciativas que determinan el buen ambiente laboral, solo que muchas de estas son aisladas, las cuales se tienen que enfocar a la productividad de las organizaciones y establecerse de manera permanente y periódica.

Tenemos un campo fértil donde el contador como consultor puede establecer las medidas necesarias para lograr el éxito en las organizaciones, midiendo el impacto en la disminución de los costos asociados a un ambiente laborar favorable, reducción de estrés y un incremento en la productividad.

* El autor: Gilberto Morales Navarrete, socio del Colegio de Contadores Públicos de México, presidente de la Comisión de Consultoría del IMCP y socio de consultoría González Chévez y Cía S.C.

Imagen: