Saca provecho de la cuarentena y haz que tu empresa crezca

Las empresas buscan cómo cambiar las formas de trabajo gracias a la tecnología. Foto: Shutterstock

Es momento de identificar qué problemas se tenían, si se requiere una transformación tecnológica y si el modelo de negocios sigue siendo óptimo.

El Covid-19 tiene mala cara por donde se le vea, enferma a miles de personas al día, causa muertes en todo el mundo, afecta la economía, la vida social, genera estrés, miedos, incertidumbre y provoca el desplome de los negocios, aunque también podría representar una oportunidad para crecer.

Aunque puede parecer que no, la crisis que está generando la pandemia, puede aprovecharse por las empresas porque permite conocer fallas que no se habían visto, qué necesidades se tienen, si se cuenta con el talento adecuado o la tecnología necesaria, así como si es correcto el modelo actual de negocios.

Antoine Zervudacki, CEO de ­Letsmake Innovation, consultoría de innovación, explica que ante la contingencia en todo el mundo, las empresas están aprendiendo una importante lección: cómo cambiar las formas de trabajo gracias a la tecnología y todas las ventajas que se obtienen de ello.

“Ésta es una oportunidad de consolidar nuestras culturas organizacionales, porque la tecnología no resuelve todo, actúa de forma oportuna, pero hay problemas que las empresas ya tienen y no sabían. Ahora es momento de atenderlos”, menciona en entrevista con El Economista.

Indica que esta situación es un reto para algunos líderes porque consideran que tienen mayores conflictos, por ejemplo, en comunicación a distancia, organización, compromiso, entre otros. Lo que no ven es que todas esas situaciones ya existían en la empresa, sólo que ahora las ven.

Esto permite a las organizaciones ir desechando lo que no funciona, aquellas políticas o ideas que ya no sirven y que sólo repercuten en la productividad general, así como sumar lo que podría potenciar mejores resultados.

En este sentido, Zervudacki indica que también es oportunidad para abrazar la transformación digital, los procesos de innovación, identificar soluciones para ser relevantes en los siguientes meses e invertir en proyectos que pueden generar victorias a corto plazo.

De igual manera, es una oportunidad para que reconsidere el modelo de negocio, ¿es realmente efectivo o qué necesita cambiar?, la parte estructural y la nómina, por mencionar algunos temas.

“Debemos deshacernos de lo que nos impide actuar de manera ágil y evitar paralizarnos porque en estos momento, la parálisis es el peor enemigo”, indica.

Lo más importante es que todo modelo de negocio debe ser más humanizado, poniendo en el centro a los colaboradores, mostrando que se les reconoce por todo lo que realizan y se les respeta la vida. Más que nunca los líderes deben acercarse a sus equipos.

El papel del líder

Para lograr cambios en la empresa, también se requiere una evolución de los líderes, que ya no pueden volver a ser los mismos de antes. Se requieren líderes más conscientes, que transmitan seguridad, apoyo y, sobre todo, la verdad.

“Los líderes que van a florecer son los que digan la verdad, necesitamos líderes que sepan manejarla porque ésa es el arma más importante en el proceso de transformación”, dice Zervudacki.

A la vez, hay que saber transmitir seguridad psicológica, confianza, optimismo, tomar decisiones con firmeza que se basen en la parte humana y, sobre todo, tener actitud de gestor de cambio.

En el apartado de optimismo, no hay que excederse porque se percibirá a la persona como insensible ante la situación y generará inseguridad. Se debe buscar el equilibrio entre lo optimista y realista porque esto permitirá liderar con consciencia y transmitir la confianza que las empresas requieren en este momento.

Finalmente, hay que fijar acuerdos con los empleados antes de decidir cualquier acción, por ejemplo, si se reducen salarios, se trabajará de forma diferente, entre otros. De esta manera, sabrán que la organización los aprecia y pone en el centro de todo.

“Quienes tienen anclada en el centro de sus organización a la confianza, serán las empresas que van a sobrevivir”, finaliza Zervudacki.


CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario