Necesario crear habilidades para empleos del futuro

Es fundamental impulsar a los niños en materias STEM. Foto: Shutterstock

La tecnología cambia la forma de trabajar y se requiere crear, desde la educación, las herramientas para afrontarla.

Desde pequeños, nos enseñan que debemos elegir una profesión altamente redituable y con buena demanda, pero debe ponerse particular atención en lo que se requerirá en el futuro, aunque eso signifique que ese empleo aún no exista.

Las carreras administrativas y económicas han sido populares por años, pero ante el cambio tecnológico, podrían sufrir transformaciones.

Para Judith Vila, directora de Recursos Humanos de IBM México, y Baltazar Rodríguez, arquitecto y consultor en la misma compañía, el futuro trae una gran revolución tecnológica, donde se piense más en la conectividad, blockchain, inteligencia artificial e innovación que ayude a resolver diferentes problemáticas.

En entrevista, consideraron que las carreras que hoy son demandadas no desaparecerán, ya que son necesarias. Lo que viene es una reinvención de la forma de ejecutarlas, donde la tecnología se utilizará para mejorar las actividades, por ejemplo, utilizando la analítica.

En este sentido, Baltazar destacó que por años el modelo educativo ha sido industrial: se trabaja solo y se siguen instrucciones. El reto es renovar, cambiar los esquemas tradicionales de empleo, expandir la mente, seguir aprendiendo y desarrollar la capacidad de reinventarse día a día.

Actualmente, la carrera más solicitada por las empresas es administración de empresas, cuyo sueldo promedio está entre los 14,000 y 18,000 pesos, revelan datos del estudio Tendencias de empleabilidad 2018, realizado por el portal de ofertas de empleo OCCMundial y la Universidad Tecnológica Latinoamericana en Línea.

En segundo lugar se ubica la licenciatura en contaduría con un sueldo entre 16,000 y 21,000 pesos; seguido de ingeniería industrial, con un monto de 18,000 a 27,000 pesos; ingeniería en sistemas, electrónica e informática, con sueldos entre 17,000 y 27,000 pesos, y licenciatura en mercadotecnia, con salarios de 23,000 a 30,000 pesos.

“Necesitamos incrementar la competitividad de nuestros profesionistas, haciendo planes de estudio que respondan a las necesidades de las empresas”, dijo Ricardo Rodarte, director general de OCCMundial.

Mujeres en carreras STEM

Se requiere trabajar desde la niñez en impulsar talento en las áreas de ciencias, tecnologías, ingeniería y matemáticas (STEM, por su sigla en inglés), sobre todo con el género femenino, ya que su participación en estas ramas es aún muy baja.

“México tiene un problema, porque las mujeres son muy buenas en matemáticas, pero acabando la primaria algo cambia. La evaluación de Pisa indica que en la primaria están 50-50 niños y niñas con participación en matemáticas, pero en secundaria bajan y así hasta las carreras. En ingenierías, las mujeres son menos de 1% de la matricula general. Esto es algo más cultural, no de falta de talento”, lamentó Baltazar.

Aunque existen programas como Ge Girl, creado por General Electric (GE), Junior Achievement y el Tecnológico de Monterrey que inspiran y motivan a las niñas de secundaria a estudiar carreras de STEM, aún falta mucho por hacer, porque a nivel licenciatura, sólo 18% de las mujeres termina una carrera en ciencia.

El objetivo del programa Ge Girl es balancear la educación a un 50-50 entre hombres y mujeres, romper estereotipos y brindar las herramientas para que las niñas se sientan empoderadas y vean que el género no importa, si se quiere se puede.

Nicolle Wallentin, directora ejecutiva de adquisición de talento de GE, mencionó que la meta de Ge Girl es tener para el 2020 a más de 20,000 mujeres en carreras de STEM.

Los especialistas consideran que hay que comenzar a trabajar con las escuelas desde las primarias hasta universidades para incidir en nuevos programas de estudios así como desde las empresas como lo hace IBM dando talleres y pláticas para hablar de tecnología y empoderamiento de talento.


Las nuevas exigencias

Judith Vila resaltó que el auge tecnológico eliminará empleos, al contrario, generará otros para los cuales se buscarán habilidades específicas.

Vila, Rodríguez y Rodarte, coinciden en que el foco no debe ser la parte técnica, sino las habilidades blandas, es decir, sociales, de comunicación, forma de ser y de acercamiento a las personas.

El talento deberá ser creativos, con facilidad de adaptabilidad, autodidacta, colaborativo y propositivo.

“Por años nos enfocamos en lo técnico y el comportamiento humano lo dejamos de lado”, resaltó Vila.

Atraer nuevo talento

Además de buscar nuevas habilidades en el talento laboral, las empresas deben diseñar una adecuada estrategia para atraer a los mejores, porque la tendencia actual y que seguirá presente en el futuro es que los jóvenes que comienzan su trayectoria laboral, buscan espacios cómodos, amigables, que permitan el crecimiento y les brinden beneficios.

Para 2020, 50% de la fuerza laboral será representada por la generación millennial, por lo que es importante saber cómo atraerlos y retenerlos, explicó Rosario Ortiz, directora de Recursos Humanos de Scotiabank México, institución donde 90% de su plantilla laboral son millennials.

Estos jóvenes están más conectados con la tecnología, tienen una misión más clara, están dispuestos a nuevos retos y buscan un acorde equilibrio entre la vida laboral y personal, aspectos que la empresa debe tomar en cuenta para mantenerlos felices. A esto se suma la generación Z, la cual empezó a laborar en 2017.

Ante ello, lo ideal es dar mayor flexibilidad como home office o trabajo a distancia, renovación de los espacios de trabajo, que como en el caso de la institución bancaria, se hicieron más abiertos, colaborativos e interdisciplinarios.

De igual manera, la empresa debe mantener políticas de responsabilidad social como mayor inclusión laboral, políticas ambientales y sociales, cultura organizacional y valores bien definidos, darles beneficios adicionales, explotar más la tecnología y hacer del trabajo una verdadera experiencia que los motive, no una obligación que sea derivada del dinero.

Al final, estas políticas deben aplicarse a todos los colaboradores, sin ser un tema generacional, ya que es gracias a ellos que las empresas logran crecer y ubicarse entre las mejores.

“Tenemos que adaptarnos a los cambios porque así tendremos mejores resultados”, señaló.

CRÉDITO: 
Elizabeth López y Elizabeth Meza / El Empresario