Jeff Bezos o cómo poner en jaque al mercado

Foto EE: Archivo

Creo que la frugalidad impulsa la innovación. Una de las formas de salir de una caja es inventar la manera de salir”, es una frase atribuida a Jeff Bezos, CEO y fundador de Amazon.com, la minorista virtual, que en 20 años ha revolucionado el mercado minorista, puso en jaque empresas de ese sector, obligándolos a salir de su confort; y que tiene en vilo a muchos otros competidores al incursionar en nuevos mercados.

A lo largo de 181 páginas, Amazon, un nuevo modelo de negocio a golpe de clic, del periodista español José Luis de Haro, asoma al lector a la vida de Jeff Bezos, considerado el peor jefe del Mundo por la Confederación Internacional de Sindicatos, aunque 85% de sus cerca de 100,000 empleados aprueba su draconiana gestión.

En un rápido repaso, el autor se detienen en los detalles significativos que hablan del genio de Bezos, su estrategia fallida para conseguir novia y otras lecciones de vida, como aquella en la que su abuelo Pop Gise dijo a Jeff, de sólo 10 años, que “es más difícil ser amable que inteligente”, luego que éste dijo a su abuela materna, Mattie Gise, que su hábito de fumar le restaría nueve años de vida, como finalmente sucedió.

De Haro recuerda el arranque de la startup en un garaje de Seattle, con 85,000 dólares y con un feo nombre, Cadabra, que a los 90 días cambió a Amazon y que un año después, en julio de 1995, inició operaciones con media docena de empleados, entre ellos, Sheldon J. Kaphan, quien la falta de visión lo dejó fuera de la historia.

Genialidad, polémica e innovación son etiquetas que le calzan bien a Bezos, según el lente con que se mire. Como toda buena historia de emprendedores, dejó una jugoso salario y una carrera prometedora en el círculo de Wall Street y se lanzó a perseguir su sueño de construir una tienda online de libros, proyecto en el que no creyó su último empleador, el fondo de inversión D. E Shaw.

Jeff, apunta sin comprometerse el autor, ha construido empresa valuada en cerca de 178,000 millones de dólares y a la que le han ido creciendo tentáculos a mercados como salud, música, televisión online, minorista con zapaterías y artículos para bebés, tabletas, y paquetería. A la par se ha convertido en territorio comanche para sindicatos, y prueba de fuego para innovadores. Se necesita estómago duro, alta tolerancia a la presión y al fracaso para sobrevivir más de dos años en esa empresa.

Pymes

¿CUÁL ES NUESTRO NEGOCIO?

Desde temprana edad, Jeff mostró que era un pequeño genio. No sólo desarmó en señal de protesta la cuna en la que estaba cansado de dormir siendo pequeño, fue además un destacado estudiante y se graduó en Ingeniería y Ciencias Informáticas de Princeton. Antes de cumplir 23 años, ocupó importantes posiciones en empresas pioneras como Fitel y Bankers Trust.

Casado en MacKenzie Tuttle, a quien conoció cuando ambos trabajaron en el fondo de inversión D.E Shaw, Jeff supo que el éxito vendría de la simplicidad y responder a la pregunta ¿cuál es nuestro negocio? Una tienda de libros online.

La combinación de un alto nivel de fiabilidad y exquisito servicio al cliente convirtió a Amazon en el sobreviviente de la burbuja tecnológica. Además de que supo aprovechar los vacíos legislativos que permitían a los estados no cobrar impuestos sobre la renta. La empresa pudo bajar el costo final de venta por debajo del de producción, una ventaja aplastante sobre competidores como Walmart, hasta 2011.

Sobre innovación, Jeff es implacable con sus competidores. En 1999, luego de hacerse de la patente de one-click, el sistema que permite a los clientes introducir y almacenar sus datos de tarjeta bancaria una sola vez, sin necesidad de volver a llenar formularios en compras posteriores en el mismo sitio, Amazon obligó a través de un tribunal a que Barnes & Noble a borrar este sistema de compra, lo que le generó fuertes críticas.

“No queremos ser otro Netscape. B&N no está innovando en absoluto y lo único que hace es copiar las características de Amazon. Sólo vamos por los peces gordos que van por nosotros, los que no están innovando y sólo nos copian para aplastarnos”, se defendió Bezos en una carta.

Y Amazon va por otros peces gordos con su Kindle Fire y, como se rumoró con un teléfono inteligente gratuito. Más cercano es Amazon Prime Air, el envío de paquetería con drones, para lo que ha invertido 3.45 millones de dólares en cabildeos con legisladores. Tener una flota de camiones, aviones y drones con el sello de Amazon se ve cada vez más posible.

Y es que con su base de 200 millones de clientes, Amazon puede hacer casi cualquier cosa, como incursionar en el mercado de consolas para videojuegos y la televisión online, servicios de nube, en detrimento de IBM, entre otros.

En un plano más personal y no por ello menos polémico es la compra de The Washington Post, siendo conocido su afán al secretismo y poco compromiso a la transparencia. Sin embargo, muchos consideran que si alguien es capaz de crear un nuevo modelo de negocios para la prensa, que garantice su integridad y rentabilidad, es Jeff Bezos.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario