La innovación en México ¡Necesitamos más personas irrazonables!

Confundimos innovación con la creación de ideas. Foto: Especial

En México ¿actualmente tenemos un sistema de hombres razonables que intentan "enseñar" lo irrazonable para innovar y transformar el país? ¿Estamos permitiendo que personas verdaderamente innovadoras experimenten y transformen nuestro futuro? ¿O sólo estamos vendiendo un concepto de marketing disruptivo?

Aquí, como en toda América Latina, hablamos mucho sobre innovación, lo escuchamos de los políticos y los programas gubernamentales. Lo escuchamos en las universidades y en todos los medios de comunicación, donde está implícito el creciente ecosistema emprendedor, la frase tiene su encanto mágico.

Simplemente adjuntando la palabra innovación al título de su plática o conferencia, se espolvorea un poco de polvo mágico y misterioso que realza la importancia de sus esfuerzos y atrae a grandes audiencias.

Cada organización lo quiere y lo vende como un concepto que está haciendo que muchos consultores ganen mucho dinero.

Innovación o una palabra de moda

Pero... ¿es esto realmente innovación? ¿o es simplemente una palabra de moda que muy pocas personas entienden? Y la verdadera pregunta para nuestros líderes; ¿Podemos enseñar innovación a gran escala para cambiar el futuro de México?

Según el diccionario de inglés Webster, la definición de innovación es:

  1. La introducción de algo nuevo
  2. Una nueva idea, método o dispositivo.

La innovación en México, la confusión

En la opinión de muchos de los principales expertos en temas de innovación en el mundo, hemos abaratado y usado demasiado la palabra. Confundimos innovación con la creación de ideas o invención. La innovación es un proceso profundamente complejo.

Es exclusivo de cada organización y se trata tanto de una cultura organizacional y entornos que fomentan la experimentación y el fracaso, como también de "grandes resultados disruptivos".

Actualmente en México tenemos más talento que nunca. Estamos produciendo más:

  • Más graduados universitarios.
  • Mayores investigaciones científicas.
  • Nuevos productos y tecnologías
  • Capital privado y apoyo corporativo a nuestros mercados económicos

Crear una cultura

Pero necesitamos capacitar a nuestros innovadores actuales sobre cómo innovar y comercializar; debemos comenzar a crear una cultura que enfatice todos los atributos necesarios de la innovación porque la búsqueda de nuevas políticas innovadoras es fundamental para la competitividad de las empresas mexicanas y de México como país.

Los cuatro pasos

¿Podemos enseñarlo? a respuesta simple es SÍ, y aquí hay cuatro pasos que se deben seguir:

1. Las organizaciones pueden establecer cursos formales

Concursos que enseñen estos métodos sistemáticos como SIT, TRIZ y TRIPS. Podemos desarrollarlo como una habilidad, enseñando a las personas sobre la gestión de ideas, la selección de ideas, el desarrollo del pipeline y la comercialización. Podemos ir más allá de la «palabra de moda» y formarnos en «pensamiento innovador y toma de decisiones».

2.Realizar inversiones sostenidas a largo plazo en una cultura de innovación

Las culturas que nutren a grandes pensadores, grandes ideas y personas dispuestas a fracasar (pero continúan intentándolo) crearán una mayor innovación.

Al igual que a principios de 1900, Estados Unidos vio el surgimiento de bibliotecas públicas en todas las ciudades, en el siglo XXI cada ciudad debería albergar “laboratorios fabulosos y centros de innovación totalmente equipados” públicos.

3. Mujeres en la alta dirección

Coloque a más mujeres en puestos de alta gerencia / toma de decisiones, o agregue más mujeres / niñas a los equipos anteriormente. La investigación muestra que esto mejora la tasa de éxito de la innovación y produce resultados más rentables en los negocios.

4. Sea específico

Los programas de innovación que están vinculados a la solución de problemas específicos, para necesidades públicas o industrias, son mucho más "exitosos" a largo plazo.

En última instancia, la necesidad de que los sistemas y la cultura de México se vuelvan mucho más específicos y sosteniblemente innovadores es fundamental para la relevancia competitiva de los próximos 50 años. Depende de todos nosotros crear las condiciones reales, así que aceptemos un poco más de "personas irracionales" y dejemos de vender palabras sexys, de moda y baratas.

CRÉDITO: 
Rob Ryan, fundador de GrowthHax