No estamos formando correctamente emprendedores: Carlos Muñoz

La escuela no enseña cómo formar un negocio. Foto: Especial

Potencializar el emprendimiento requiere nuevos procesos educativos y crear institutos que generen conciencia digital.

Voltea a tu alrededor, ve en tu familia o en tu círculo cercano, ¿cuántos emprendedores te rodean? Tal vez uno, dos o ninguno.

De acuerdo con el estudio “La cultura emprendedora en México”, realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México, el Centro de Estudios de Opinión Pública y Santander, cuando se le pregunta a la gente si conoce a un emprendedor suele decir que sí, pero nombra a grandes figuras como Steve Jobs, Bill Gates o Carlos Slim, personas representativas del ecosistema, pero que no conocen o conocieron personalmente.

Hablar de emprendedores no quiere decir hablar de esa persona que crea un negocio por necesidad, que a duras penas genera ingresos para ir al día, sino de esas empresas que generan economía en el país, que emplean a dos o más de 10 personas.

“No estamos formando correctamente emprendedores”, señaló Carlos Muñoz, fundador de Instituto Once, y el problema está desde la escuela, porque aquello que se aprende en el aula no concuerda con la realidad, y hay que salir a “desaprender”.

Se debe partir de cambiar la mentalidad de la gente y que se den cuenta que la falta de emprendimiento no es un asunto de gobierno y de inversión, es un asunto de accountability, de que los únicos responsables son los mismos emprendedores.

También indicó que se requiere dejar atrás la vieja escuela de negocios y centrarse en la era digital, porque seguimos siendo la fábrica de Estados Unidos y ahora se necesitan modelos de programación. “Las grandes oportunidades para el planeta vienen en inteligencia artificial, en el desprendimiento de las nuevas tecnologías”, precisó en entrevista durante INCmty, evento de emprendimiento realizado por el Tec de Monterrey.

Se necesita un proceso educativo nuevo para formar emprendedores, un instituto que genere conciencia digital, pero ello no significa que las escuelas actuales cambien su modelo educativo, porque sería prácticamente imposible, sino que surjan nuevas instituciones, que revolucionen la forma de ver el emprendimiento y cree organizaciones neuronales, es decir, empresas que crezcan a la par que sus colaboradores.


Cultura desde la infancia

Miguel Rodríguez Harris, coordinador del Centro de Estudios de Opinión Pública, dijo que en México hace falta una cultura emprendedora, que no sólo esté sustentada desde la escuela, sino desde la niñez.

“Los niños que conviven con personas que tienen un negocio ven el emprendimiento completamente diferente y apuestan por que éste sea una forma de carrera”, indicó.

De acuerdo con el Índice de Cultura de Emprendimiento en México, casi 70% de las personas considera que los padres, las escuelas y el gobierno no hacen lo suficiente para enseñar a las personas, desde niños, cómo empezar un negocio en el país y señala que en su infancia nadie le habló de la posibilidad de empezar un negocio en la edad adulta.

Además, 79% expresa no contar aún con la información requerida para iniciar un negocio y 78% de los entrevistados reporta que el emprendimiento es un tema poco enseñado en las escuelas, mientras que 81% considera que la iniciativa pública no hace lo suficiente para promover el emprendimiento entre la juventud.

Levántate y emprende

Carlos recordó que en el 2005 su empresa sufrió una crisis y, prácticamente, quedó en bancarrota, a pesar de la adversidad logró levantarse y ahora Grupo 4S, compañía de consultoría de inmobiliaria, es una de las más grandes de América Latina, con presencia en 19 países.

“En ese momento sentía que el mundo se había acabado, no puedo poner en palabras la agonía que siente un emprendedor que está en ese momento, por eso empatizo con los emprendedores, porque yo he estado ahí”, comentó.

Detalló que cuando te levantas de esos momento es cuando nace el emprendedor, “solamente ahí es cuando verdaderamente entiendes de qué se trata este juego, ahí es donde se forma la mentalidad que se necesita para hacer esto al infinito”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario