Lazo, el ecommerce para los artesanos

Foto: Lazo

El arte popular cuenta historias de una localidad, de un país, no sólo son objetos decorativos, reflejan el bagaje cultural del lugar. Apoyar su permanencia y lograr que se comercialicen en otras entidades permite que a nivel mundial se conozca la cultura, por ello Paola De la Rosa, empresaria con más de 12 años trabajando en la comercialización del arte popular creó Lazo, plataforma de comercio electrónico que, como su nombre lo dice, enlaza al artesano con el consumidor final, eliminando intermediarios.

La plataforma busca posicionar al artesano como artista y que éste obtenga más ingresos por sus productos, ello debido que cuando se comercializa con intermediarios los productores reciben en promedio 40 o 50% del precio que paga el consumidor.

"En lazo, 80% de lo que el consumidor paga va directo al artesano que lo produce, un porcentaje alto, que podría casi asegurar que nadie más en el mercado lo da", menciona en entrevista De la Rosa.

Para muchos de los artesanos, el comercializar su arte es la única fuente de ingresos y al no poder venderlo terminan dedicándose a la albañilería o en Estados Unidos.

“Apoyar el arte popular es apoyar una forma de ingresos directo a las comunidades, siempre he dicho que como consumidor tenemos el poder de cambiar el curso del país. En la medida en que el consumidor sea consiente qué y a quién está apoyando a través de sus compras", reflexiona De la Rosa.

Un nuevo lugar

Lazo es un proyecto hermano de Kichink, plataforma de venta y compra en línea, que se lanzó en noviembre de 2016 y hace unas semanas llegó a Estados Unidos, principal país a donde se envía el producto.

"La respuesta de los extranjeros es increíble, en los últimos años México se ha puesto muy de moda, sobre todo con estos procesos artesanales”, comentó Dela Rosa y precisó que un extranjero, al no ver estos artículos cotidianamente los aprecian como obra de arte, lo cual no pasa con los mexicanos, que ven las artesanías como algo cotidiano.

En Lazo puede encontrarse cualquier tipo de artesanías como juguetes tallados en madera, rebozos, prendas de vestir tejidas a mano, muebles y en estas fechas, de día de muertos, papel picado y calaveras pintadas, que son productos de estados como Oaxaca, Chiapas y el Estado de México.

En particular, para llegar a Estados Unidos se contó con los trabajos de cinco maestros artesanos, que ahora suman ocho, quienes además de vender sus artículos, cuentan su historia. “Esta es una forma de educar al consumidor, que conozcan las piezas que tienen enfrente de ellos”.

De la Rosa, que participara en el evento Women’s Forum México 2017, que discute las oportunidades económicas y sociales para las mujeres en el país y que se lleva acabo hoy y mañana en la Ciudad de México, dice que las personas que conforman Lazo pertenecen a una red personal que ha conformado a lo largo de 12 años, con la creación de proyectos sociales como Fabrica Social, Arroz con Leche y de trabajar con mujeres indígenas en el arte textil.

“No trabajamos a través e fundación porque creemos que los artesanos no necesitan intermediarios para venderle al consumidor final”.

Además precisa que la mujer es fundamental en la consolidación del arte popular, porque es ella quien pasa de generación en generación los conocimientos ancestrales, “en la medida en que las mujeres se empoderen, garantizamos que esos conocimientos no se pierdan".

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.