“La Guerrerense", de la carreta al restaurente

Foto: Especial

Ensenada, BC.- El famoso puesto de tostadas de mariscos, “La Guerrerense”, que se ha destacado por décadas por la frescura de sus productos y el sazón de sus platillos, hoy se convierte en un restaurante que promete deleitar el paladar de los comensales.

El negocio dirigido por Sabina Balderas inició en 1960 como una carreta de mariscos, propiedad de sus suegros; luego en 1976, ella llegó de Guerrero a este municipio e inició con las tradicionales tostadas, que en tres ocasiones han sido ganadoras en Steet Food Fest.

“Lo que realmente ha hecho tan exitoso este lugar es el sabor, la sazón, porque en cada esquina de Ensenada hay puestos, pero la gente viene acá también porque tenemos 14 tipos de ceviches y 12 tipos de salsas”, aseguró doña Sabina, como es mejor conocida.

Luego de 40 años al frente de la carreta, compartió en entrevista, hoy abre “Sabina restaurante por la Guerrerense”, un local en el que podrá recibir a más de 60 comensales que degustarán sus ricas tostadas, tales como la de ceviche de erizo con almeja, de ensalada de jaiba con jurel ahumando o la de bacalao con pulpo.

“Todo lo que se ofrece en la carreta va a ser parte del restaurante, además hay tacos de pescado y de camarón, y los jueves y sábados haremos pozole verde, blanco, rojo y de mariscos”, detalló sobre el menú, que a partir de hoy está disponible.

Abrir este local en el que trabajan 10 personas es un logro que nunca imaginó alcanzar y que es posible gracias al apoyo financiero otorgado por el Instituto Nacional de Emprendedores (Inadem), la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) y el gobierno del estado.

Además del trabajo constante que ha realizado durante años con el apoyo de su familia; “la realidad es que ha habido altas y bajas, el chiste es tener constancia, perseverancia, porque había días en que vendimos 80 pesos, no tenía trabajadores, pero era poco dinero para toda la familia, entonces tejía, vendía pozole, tamales, lo que se pudiera”, relató.

Si bien ahora tendrá un restaurante que promete satisfacer la demanda de sus clientes, doña Sabina afirmó que la carreta seguirá en la misma esquina de siempre, en calle Primera esquina Alvarado.

Dicha decisión, aclaró, responde a la fama de “La Guerrerense”, que desde 2005 se ha ganado popularidad gracias a los artículos de prensa nacional e internacional que han hablado sobre la carreta, logrando convertirse en un ícono de Ensenada.

“Se ha convertido en un lugar emblemático e incluso los camiones de turismo hacen parada, y yo salgo y los saludo”, expresó.

“Sabina restaurante por la Guerrerense” se ubica en la avenida Adolfo López Mateos, esquina Primera, y a partir de hoy abre sus puertas de lunes a domingo para todos aquellos amantes de los mariscos.

apr

CRÉDITO: 
Notimex