Empresarias más allá de la intuición

Foto: Cortesía

La dirigente de AMMJE afirma que emprendedoras necesitan capacitación para consolidar sus negocios

Cancún, Qroo. Sandra Hannon llegó hace un año a la dirigencia de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias-Capítulo Cancún (AMMJE-CC) con 98% de los votos de sus afiliadas, pero el camino que la colocó ahí está lleno de un permanente esfuerzo por demostrar, sobre todo a los hombres, que su condición de mujer joven no es en absoluto una desventaja, sino una garantía de entrega e innovación.

Es contadora pública de profesión y fue la primera egresada de esa carrera de la Universidad La Salle de Cancún. Ella misma reconoció que esa situación fue una ventaja, pues los requerimientos hace 18 años de personal administrativo capacitado en una ciudad como Cancún en plena expansión turística le dio una proyección envidiable para cualquier estudiante recién egresada.

Entró con el pie derecho a la vida laboral asociándose para fundar una firma con presencia nacional llamada Hernán Consultores. Concluyó una maestría en impuestos, en España, y al poco tiempo se independizó para fundar su propia empresa llamada Hannon Consultores.

La rápida expansión de su negocio especializado en auditorías de Seguro Social y enajenación de acciones le permitió firmar una alianza con antiguos colaboradores suyos para expandirse y fundar en el 2008, lo que hoy es Indux Advisors, una firma de consultoría con presencia en León, Irapuato, DF, Houston, Cancún, Mérida y Cuernavaca.

El camino no le fue fácil. Muchos clientes a los que su apariencia de joven inexperta les resultaba inadecuada para cerrar importantes negocios le generaron un conflicto interno.

Como estrategia personal se hizo acompañar de su socio, “un señor maduro y canoso”, con quien asistía a todas las citas de negocios para proyectar confianza a los clientes. Al cabo del tiempo no necesitó más de asistir acompañada a sus encuentros de negocios y se ganó el respeto de los clientes.

En el 2009 conoció el trabajo de la AMMJE al estar involucrada en el ámbito empresarial con experiencias de mujeres que de la nada tuvieron que abrirse camino e idearse una forma de sustento, ya sea porque quedaron viudas o porque son madres solteras.

Empresarias

“Hay muchas mujeres que sí tenemos la trayectoria que venimos con una formación universitaria, pero hay muchas otras que han tenido que salir a trabajar y se han hecho empresarias en el camino, sin la preparación, pero con todo el empuje que se requiere para iniciar lo que hoy son grandes negocios.

“También están las empresarias anónimas, que a veces nadie nota, pero que están insertas en la economía de esta ciudad generando uno o dos empleos y creando sustento para sus hijos”.

Según Hannon, su misión al frente de la AMMJE es brindar capacitación a todas esas mujeres que hoy dirigen un negocio sin un sustento técnico de su labor, pero con esa intuición femenina que les compensa su nula formación académica.

“Hay socias de la AMMJE muy exitosas que sin embargo carecen de una estructura organizativa que les impide tener más estabilidad en sus negocios y mi meta es poder darles esas herramientas”.

También la AMMJE es una red de negocios que brinda beneficios a sus agremiadas, explicó. Aún conserva ese espíritu de los inicios de la organización durante la Segunda Guerra Mundial en Francia, donde las mujeres que quedaban solas con sus maridos en el campo de batalla se vieron en la necesidad de agruparse para tener voz y cubrir sus necesidades básicas en tiempos de guerra.

Ése es el mismo espíritu de la AMMJE de hoy, aunque no en tiempos de guerra, pues vincula a sus socias, crea relaciones productivas, prospección de nuevos nichos de mercado y estrategias de desarrollo.

Como socia fundadora de una firma de consultoría con presencia en México y Estados Unidos sabe de empresarios que han optado por mudar su residencia a ciudades, como Houston, por la inseguridad.

[email protected]

CRÉDITO: 
Jesús Vázquez, El Economista