El emprendedor que crea cabinas para detectar cáncer de mama

Eva Center, una cabina ubicada en centros comerciales que ayuda a detectar el cáncer de mama.Foto: Especial

Julián Ríos cambió la tecnología de un brasier a cabinas que permiten la detección en privado, sin dolor ni contacto.

Hace cuatro años, después de que su mamá fuera detectada con cáncer de mama, Julián Ríos, se dio a la tarea de crear una solución que ayudará a detectar la enfermedad en etapa temprana. Hoy esto es posible gracias a Eva Center, una cabina ubicada en centros comerciales que ayuda a detectar el cáncer de mama.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, la detección de cáncer de mama a tiempo genera una probabilidad de vida de 97%; sin embargo, en México sólo 15% de los diagnósticos se hace en fases tempranas.

La intención de los Eva Center es que la prueba sea económica, accesible y no invasiva. “Queremos democratizar el acceso a nuestro producto, que sea tan accesible como ir al cine o un paseo de fin de semana”, por eso la intención de colocarlos en centros comerciales, dijo en entrevista Julián Ríos.

¿Cómo funciona?

Cuando se llega a la cabina, una técnica en radiología te recibe y explica el proceso, después pasas al cuarto de exploración, donde estás en completa privacidad y recibes instrucciones de Eva; una voz automática que te va guiando para retirarte la ropa y contestar una serie de preguntas, luego te colocas frente a una luz y un sensor infrarrojo, que no está en contacto con el pecho, mide el calor de los pechos y detecta posibles anomalías, el proceso dura sólo 10 minutos y cuesta 400 pesos.

El análisis se manda con especialistas y de 24 a 48 horas se tienen los resultados. A la fecha, hay seis Eva Center en la Ciudad de México, Puebla, Monterrey y Estado de México.

Innovación y emprendimiento

La idea original surgió en el Tec de Monterrey cuando Julián tenía 16 años, y consistía en un brasier que por medio de sensores térmicos de contacto, detectaba el cáncer de mama, pero se requería que el paciente lo usara entre 60 y 90 minutos. Ahora con los Eva Center, más personas pueden tener acceso a la tecnología.

La tecnología de patrón térmico del pecho cuenta con aprobación de la Cofepris y la FDA en Estados Unidos, y se han hecho pruebas clínicas en más de 450 pacientes en instituciones como el Hospital de Gineco-Obstetricia 4 del Instituto Mexicano del Seguro Social y el Hospital 20 de noviembre.

Julián precisó que 40% del cáncer de mama se da en mujeres jóvenes y debido a que el proceso del Eva Center no emite radiación, las menores de 40 años pueden hacerse la prueba. “Nuestro objetivo no es reemplazar la mastografía, sino contribuir a los estudios convencionales”.

Seguro Eva

Una mujer que es detectada con cáncer de mama tarda entre seis y ocho meses en obtener el tratamiento, tiempo que con la pandemia se ha incrementado a 12 meses. Por ello, Julián lanzó Eva Seguro, en alianza con Pan-American, que indemniza a la mujer diagnosticada con 100,000 pesos para disponer del monto como lo desee, sin justificar facturas o acudir sólo con ciertos médicos.

El seguro tiene un costo de 499 pesos al año y también brinda ayuda psicológica para la paciente y su familia.

Foto-Juli-n-R-os
Julián Ríos

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario