Crean plataforma para intercambiar vestidos

Foto: Cortesía

Es un secreto a voces que muchas mujeres prestan, piden prestado o intercambian vestidos formales para no aparecer en un evento social con el anterior. Las prendas por lo general se quedan en el armario esperando la mejor ocasión para ser usado. ¡Pues, ya es hora de que salgan del clóset!

Como parte del concurso creativo Startup Weekend México, seis emprendedores de diferentes disciplinas idearon “Cambalache”, una plataforma en línea para que las mujeres de todas las edades puedan intercambiar o vender sus prendas formales, sólo es necesario crear un perfil, subir las fotos de los vestidos que desees, dar “like” a aquellas prendas de tu interés y reunirte con la contraparte en un punto intermedio para el cambalache.

“Partimos de una premisa muy sencilla: el intercambio es una práctica que ya existe entre las mujeres, pero es un secreto. Nadie sabe en las fiestas cuántos de los vestidos que está viendo son prestados. Pero el círculo de intercambio cercano es muy pequeño, queremos ampliarlo utilizando internet”, explicó María José López Romo, integrante de “Cambalache”.

“Cambalache” fue el equipo vencedor en la batalla de startups, organizada por Startup Weekend México cuyo fin es fomentar el emprendimiento entre los jóvenes. Los seis miembros del grupo no se conocían entre sí, ni habían participado en las ediciones anteriores. Llegaron al evento con diferentes propuestas, eligieron una, desarrollaron el plan de negocios y el piloto. Ahora, están a la caza de potenciales usuarios.

La aplicación opera desde el sábado 22 de noviembre y el equipo está abierto a escuchar todas las voces a través de #nadietienequesaber y @mxcambalache.

“Desarrollar la aplicación dependerá del interés de la comunidad, de potenciales inversionistas o negocios interesados en este giro para hacer la red de contactos”, expuso Emilio López.

El equipo también busca alianzas con boutiques independientes que puedan proveer de accesorios, calzado y otras prendas que complementen en atuendo de las usuarias. Sin bien, el target son mujeres, los emprendedores aseguran que el servicio también ha despertado el interés de hombres y de la comunidad transexual de la ciudad de México.

El intercambio es entre particulares y se puede dar en cualquier localidad. El sistema propone un punto intermedio para la transacción, que se puede completar con un servicio de envío por paquetería. Si una de las interesadas no tienen una prenda para intercambiar, tiene la opción de comprar el vestido.

El resto del equipo lo conforman Corazón Flores, Marco Rivadeneyra, Fernando Botas y Eduardo Flores.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario