Cómo ser una pyme sustentable

La clave está en hacer uso eficiente de los recursos. Foto: Especial

Años atrás, una empresa se consideraba exitosa por generar grandes cantidades de dinero, tener éxito comercial, alta demanda y buenas relaciones comerciales; sin embargo, en la actualidad eso ya no define el éxito en una compañía, ya que también se debe ser responsable con la forma de conducir el negocio, es decir, hay que ser más sustentable.

El tema de la sustentabilidad comenzó en la década de los 90 con el Informe Brundtland, elaborado por varios países de la Organización de las Naciones Unidas, cuyo objetivo es estudiar y delimitar el impacto de las actividades humanas sobre el medio ambiente, aunque el término de desarrollo sostenible se remonta a 1969 con un documento auspiciado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza en el que firmaron 33 países africanos.

Tal es el efecto que en la actualidad el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) sustentable, que forma parte de la Bolsa Mexicana de Valores, tiene a más de 80 empresas que ejecutan buenas prácticas de Responsabilidad Social y por el medio ambiente. En el 2012, cuando comenzó el registro, sólo tenía 23.

Sylvia Mónica Pérez Núñez, docente de la Escuela de Administración de Negocios de la Universidad CETYS Tijuana, explicó que a partir de los efectos en nuestro entorno como cambio de temperatura, sequías, lluvias atípicas, contaminación del océano, se ha visto la necesidad de remediarlo.

“Por ello, organizaciones en todo el mundo están trabajando en ello, como los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, los cuales no pueden ser ignorados por las empresas, sobre todo por las pequeñas y medianas (pymes), porque éstas representan 99.8% de las compañías en México, por lo que tienen una buena oportunidad para crear acciones de cambio”, declaró en entrevista con El Economista.

Durante el IV Congreso Internacional ICSB México sobre Pequeña y Mediana Empresa, organizado por CETYS, detalló que usualmente se piensa que estos cambios vienen de la política pública, pero como pyme, pueden hacerse muchas acciones, pequeñas, pero significativas como hacer uso eficiente de los recursos.

Los cambios

La profesora, que busca conocer las formas de sustentabilidad en las pymes a través de su estudio Emprendedor Sustentable, Sensibilizar y Educar en Consumo y Estilo de Vida Sustentable, indicó que se pueden cambiar al reciclar, reducir desperdicios y buscar alternativas de luz.

“En lugar de usar algo que dañe al medio ambiente, hay que buscar algo reusable, porque disminuye el impacto. Se trata de ser sustentable a partir de la actividad productiva, sólo se necesita ser creativo y buscar lo mejor para el negocio”, dijo.

Ejemplo de ello es Terranoble, restaurante que utiliza servilletas de tela pero que ahora evalúan tener de papel biodegradable por el uso de detergente y agua. Flor de Calabaza es otro restaurante que aprendió a utilizar eficazmente los insumos para sus recetas y evitar desperdicios.

Cervecería Artesanal Media Perra logró reducir su consumo de agua, reciclar los granos utilizados para sus bebidas donándolos a granjas de cerdos o para hacer composta, su siguiente paso es instalar energía solar.

En otros casos, se utiliza material reciclado como desechos de mangueras para hacer techos, evitan en la mayor medida los plásticos y en lugar de madera o lámina nueva, prefieren de segundo uso o petatillo.

México, país sustentable

Gustavo Yépez López, director de Gestión y Responsabilidad Social de la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad Externado de Colombia, indicó que las empresas se han percatado de lo competitivo de las estrategias sustentables, por ello están cambiando, especialmente en Latinoamérica.

“Se está logrando que más compañías asuman el impacto de su operación y replanteen sus bienes y servicios, no pensando sólo en el beneficio del accionista, sino buscando soluciones a problemas sociales y ambientales, con una operación más constructiva con la sociedad”.

Aunque se han tenido avances en la materia, la región está a la mitad del camino. Se debe motivar a empresarios para que con sus recursos y creatividad, puedan cambiar. Así, paso a paso, aprenderán la metodología para la siguiente fase.

Una de las formas de empezar es dejar de ver los problemas como conflictos, verlos como oportunidades, que permitan la generación de nuevos productos.

Educación es clave

En la mayoría de los casos observados, quienes son empresas sustentables son lideradas por personas de estudios superiores, pero esto no debe ser una cuestión académica porque todos necesitan participar, sólo se requiere concientización.

A los empresarios, hay que demostrar los beneficios de ser sustentable. Primero, evaluar cuántas ganancias se obtenían antes y después de cambiar, ¿era mejor o al cumplir las necesidades del cliente?

Asimismo, se requieren más líderes de últimas generaciones, que ayuden a motivar cambios y demostrar los buenos resultados.

En torno a los clientes, ayudarles a consumir de forma responsable y darles incentivos, por ejemplo, descuentos a cambio de reciclar en el negocio.

“A veces estos artículos pueden parecer de alto costo, pero pagamos más por el impacto que sufre el medio ambiente. Conforme todos paguemos por hacer un esfuerzo, las condiciones van a cambiar”, explicó Sylvia Pérez.

También es necesario aprender que la responsabilidad social no es lo único necesario para cambiar, ya que ésta se cree que se trata de hacer negocio y después dar dinero para ayudar a grupos vulnerables, pero eso es hacer algo con el dinero que sobra. La responsabilidad no debe ser compensar daños, sino cambiar la planeación desde el interior para ser más constructiva y tomar mejores decisiones que no afecten a los demás.

“La responsabilidad social no basta para resarcir el daño al medio ambiente. No puedes pagar para arreglarlo. Es un paso para el cambio pero hay que asumir las responsabilidades sobre las acciones. Analiza si es ético cómo vivimos, si lo que consumimos no le quita los recursos a otros, sobre el trato a los animales, entre otros”, finalizó Yépez.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario