Colaboración nacional e internacional, clave para reapertura de restaurantes

Se puede aprender de experiencias de otros. Foto: Especial

Tras meses de permanecer cerrados miles de restaurantes y bares, las actividades están volviendo poco a poco en diferentes países , incluido México, donde se han creado protocolos para evitar mayores contagios de coronavirus y la economía se pueda reactivar, pues millones de empleos están en juego.

Uno de los países que ya tiene meses de operación en la nueva normalidad es España, de los que mayores casos de contagio registró y del cual se pueden aprender diferentes medidas para nuestro país.

“México va semanas atrás de Europa y Asia, pero lleva ventaja para conocer y aprender de las experiencias de otros países. Nos permitió prepararnos para crear un protocolo llamado Mesa Segura, liberado a mediados de mayo y que es el protocolo base del gobierno federal para la reapertura de restaurantes y bares”, expuso Germán González, presidente Dicares y vicepresidente de Canirac.

Durante el webinar Reapertura segura en la nueva normalidad, expuso que este protocolo casi ha sido adoptado por casi 100% de los establecimientos de la industria formal de restaurantes, lo que representa mayor seguridad para los clientes.

Asimismo, se pueden aprender de las experiencias de otros países como lo que ha hecho España, que en palabras de David Domínguez, director comercial & marketing Horecadata y responsable de Hostelería Segura, su reapertura se ha dado en tres dimensiones: porcentaje de aforo, distancia y número de personas por mesa.

Informó que las principales medidas que se han tomado son las siguientes:

  • La reapertura ha sido progresiva
  • El porcentaje de aforo fue del 50% al 100% en mes y medio
  • La sana distancia pasó de dos metros a metro y medio
  • Por mesa, se tenían menos de 10 personas ahora hasta menos
  • Las medidas se negocian con las autoridades
  • Se elaboraron guías para correcta reapertura, aprobadas por el gobierno de España
  • Se creó la plataforma “Hostelería Segura” para certificar a aquellos comercios que han aplicado las medidas de sanidad y han capacitado a sus equipos. La certificación debe tenerla empleados y empleadores después de realizar un curso en línea.
  • Las cartas de menú se trasladaron a códigos QR y los pagos son electronicos, con celulares o tarjetas

“Para a acreditación, el empresario firma y envía una declaración donde se compromete para aplicar las medidas necesarias para la reapertura posible. Esta permite destacar de la competencia. Se trata de transmitir confianza a los consumidores para que sigan disfrutando”, manifestó.

Por su parte, Manuel Castilla, vicepresidente de la asociación de hostelería de Sevilla y provincia, destacó que otra medida importante es el uso de terrazas y comer fuera del establecimiento, ya que al aire libre, es menos probable el contagio del virus.

“Es necesario consumo en la calle, hay que crear terrazas para comer porque el virus se propaga menos al aire libre. Muchos de los restaurantes que no tenían terrazas no han abierto todavía por ello”.

Asimismo, indicó que otras medidas tomadas son: asociaciones con otros comercios, gobierno y sindicatos; cuidar mayor la reputación del negocio, acuerdos con vecinos, proveedores y apoyos del gobierno.

En este sentido, González indicó que el problema en México es que el gobierno no ha dado ningún tipo de apoyo como otros países.

Sin embargo, se han diseñado estrategias por parte del sector y la colaboración de los diferentes negocios, que es lo que ha permitido volver a las operaciones. Entre las medidas que tiene están las siguientes:

  • Se asignan mesas que tienen la sana distancia de metro y medio
  • Sanitización constantes y revisión al entrar al establecimiento
  • Ventilación constante
  • Promover el servicio a aire libre
  • Se ha controlado el tema de la música, que debe ser bajo, ya que al estar alto la gente habla más fuerte aumentando el riesgo de contagio
  • Registro ante el IMSS para el certificado de seguridad y otro por parte del gobierno federal

“Hoy la seguridad es más importante, incluso más que la marca del restaurante u otros atributos que el consumidor tomaba en cuenta antes de la crisis como lo rico de la comida, el ambiente, la ubicación, etc. Hoy es muy importante que la gente sepa que el lugar es seguro y que lo van a cuidar”.

González indicó que antes de la pandemia, la industria restaurantera generaba cerca de 2.1 millones de empleos, pero después de cierre, desaparecerán entre 20% y 25% de establecimientos, es decir de 300,000 a 400,000 empleos, y se tardarían 10 años en recuperar el valor de la industria.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario