"El bárbaro", la barbería que en un año es referente en el sector

Foto: Especial

La meta de todo emprendedor es que su negocio sea de los más importantes, expandirse, ser de los favoritos del público y tener muchos puntos de venta, de ser posible en poco tiempo, algo que muchos consiguen en el primer año de operaciones, aunque no es sencillo.

Tal es el caso de Emmanuel Fretes, quien ha logrado que su barbería “El bárbaro” ya tenga tres locales, una academia y una firma hermana, todo en menos de 12 meses.

Desde joven, con sólo 13 años, empezó a trabajar con sus tíos en una barbería donde se nutrió del oficio en su natal Paraguay, pero cuatro años más tarde lo abandonó para aprovechar otra oportunidad laboral en otra localidad. De allí se empleó en la frontera y luego volvió a su ciudad para trabajar en una reconocida marca del sector estético, siempre profesando el oficio de barbero y peluquero.

“Comencé muy joven, la experiencia de abandonar a mi familia, dejar mi ciudad, me ayudó a aprender muchas cosas, desde cómo manejarme solo, valorar mi dinero y a adquirir mayor experiencia”, comentó Emmanuel.

Uno de los mejores

La valentía y el anhelo de constante superación lo llevó a ser uno de los mejores en su rubro, por lo que hace un par de años, fue contratado por otra marca que explota el sector de barbería, donde relata ganaba un buen salario y trabajaba en lo que lo apasionaba; sin embargo, sentía que necesitaba mucho más para realizarse como persona y profesional.

Paralelo a su trabajo empezó a diseñar un plan para tener su propio emprendimiento.

A los dos años, renunció y desde entonces se dedica de lleno a su propia marca “El bárbaro”. Tal fue el éxito que cuatro meses después se abrían las puertas de un segundo local y el próximo mes se habilitará el tercero.

“El primer local lo empecé a idear y construir desde que tenía 19 años, porque es mi propio terreno y de a poco lo fui construyendo hasta que en agosto del año pasado lo abrí”, comentó.

Inversión

El primer local ubicado en la ciudad de Luque, requirió de una inversión en torno a los G. 75 millones (cerca de 253,976 pesos) y el segundo lo creó con los ingresos que generaba en el primer local.

Para el tercero destinó cerca de G. 250 millones (846,588 pesos) por su ubicación en la capital del país, donde el mercado es más competitivo, además que se quieredar un ambiente más sofisticado que los anteriores.

Más barberías que barberos

Para Emmanuel, el principal desafío es conseguir barberos profesionales. “¡Hay más barberías que barberos!”, expresó. Ante esta necesidad decidió crear su propia academia “El Bárbaro academia” para formar especialistas en el negocio.

“Pensé que tendría pocos alumnos, pero para mi sorpresa en el primer curso se inscribieron 36 jóvenes”, relató.

Explicó que al terminar el ciclo que duró tres meses, sus alumnos le solicitaron trabajo en alguno de sus locales, pero por cuidar la calidad de los profesionales que emplea en lo que considera como su hijo, “El bárbaro”, no podía emplearlos.

“El tío peluquero”

De allí nació una marca hermana, la peluquería “El tío peluquero” que con un concepto más urbano se creó como una oportunidad de experiencia para sus alumnos. “Allí tienen la oportunidad de seguir creciendo en el oficio, aprender y ganar su dinero”, comentó.

Profesionales

En cuanto a la fortaleza de la marca se trata de un equipo de trabajo bien seleccionado y expertos en el oficio.

“Al momento de seleccionar personal lo realizo yo mismo, porque la mayoría de las barberías, los dueños son empresarios que desconocen aspectos del rubro, en cambio, yo me dedico a ello desde los 13 años y lo conozco a la perfección”, finalizó.

CRÉDITO: 
Cinco Días / RIPE