Tasa de Banxico, inversionistas 
y acreedores sufren por igual

Foto: Shutterstock

El 6 de junio el Banco de México (Banxico) bajó su tasa de interés de referencia de 3.5 a 3 por ciento. ¿Tasa de qué? ¿Sabe lo que implica este movimiento? ¿Qué pasará ahora? Especialistas del sector financiero le brindan información y algunos consejos sobre esta decisión de política monetaria que puede afectar sus bolsillos.

La tasa de interés de referencia o Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) es una tasa representativa de las operaciones de crédito entre bancos. Se calcula diario (para plazos de 28, 91 y 182 días) por Banxico, con base en cotizaciones presentadas por las instituciones bancarias mediante un mecanismo diseñado para reflejar las condiciones del mercado de dinero en moneda nacional.

Se utiliza como referencia para diversos instrumentos y productos financieros, como tarjetas de crédito, autofinanciamientos y cuentas de ahorro.

Mario Di Costanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, detalló que esta baja en la TIIE es para favorecer más la inversión que el ahorro, con el fin de darle mayor dinamismo a la economía.

Jesús Valdés Díaz de Villegas, académico del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana, explicó que dicha baja es una herramienta de política monetaria, y opera como un estímulo a la economía cuando ésta pasa por un estancamiento, recesión o tiene bajos niveles de crecimiento, con el fin de incrementar el crédito causando así un efecto que genera una mayor inversión y por tanto un estímulo al crecimiento de la economía nacional.

En teoría, lo que se espera después de una medida de este tipo es una reducción en la tasa de interés a la que se otorga un financiamiento; este efecto podría hacer que el número de personas que adquieran un crédito crezca y, con ello, el consumo aumente.

A decir del analista, la banca comercial ha respondido bien a los movimientos de Banxico, pero aún es temprano para concretar si el movimiento está funcionando o podrá generar en el consumidor final los resultados esperados.

Sin embargo, Mario Di Costanzo argumentó que para que el efecto sea completo la tasa de interés de referencia de Banxico debería de moverse de forma proporcional con las del crédito y el ahorro, sin embargo esto no está sucediendo.

Por su parte, José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A. C. consideró que esta baja de las tasas por parte del banco central podrá brindar a los hogares beneficios marginales en el corto plazo y en el mediano plazo, pero por lo menos usted puede estar seguro que no habrá un incremento en sus tasas de interés.

Aseguró que de haber bajas en las tasas de interés dependerán del tipo de producto financiero (no sólo si es de crédito o ahorro sino también si se trata de tarjetas de crédito, créditos hipotecarios o créditos de nómina, entre otros).

“Los bancos no obedecen tanto a estos movimientos, y de existir una disminución será demasiado marginal, ya que esto depende de otros elementos del sistema financiero”, destacó.

RECOMENDACIONES DE LOS ESPECIALISTAS

  • Igual que siempre evite sobreendeudarse y cuide los gastos que le genera su consumo.
  • Realice una comparación y un estudio eficiente de los productos financieros antes de adquirir uno. Observe los productos que otorgan el mayor rendimiento y que sean productos seguros. Recuerde que también depende de sus necesidades y metas para poder elegir un producto financiero.
  • No piense que esta baja en la tasa de interés de referencia le puede permitir endeudarse de manera indiscriminada.
  • No esperar una reducción rápida y sustantiva del costo del crédito.
  • Haga un uso sobrio y bien analizado del crédito en el sistema financiero con tasas de interés que relativamente podrían permanecer bajas durante un tiempo, mas sin que esto implique comprometer su patrimonio.
  • Descarte la idea de esperar a ver qué sucede con las tasas de interés en créditos para adquirir un financiamiento con alguna entidad bancaria, ya que de existir movimientos serán mínimos

.

SITUACIÓN EN RENDIMIENTOS ES INCIERTA

En cuanto al tema del ahorro, el presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, Mario Di Costanzo, informó que con este movimiento se pudiera castigar un poco a los ahorradores, “aunque es parte del objetivo de la política monetaria del Banco de México, para hacer más atractivas las tasas de retorno del capital”.

Aseguró que la TIIE a 28 días ha tenido un comportamiento similar al de la baja de la tasa de interés de referencia de Banxico, y que hay muchas tasas de captación que están referenciadas a ésta última, lo que traería alguna reducción de los rendimientos en cuentas de ahorro.

En algunos instrumentos se está disminuyendo el rendimiento para los ahorradores, con el objeto de fomentar más la inversión que el propio ahorro.

José Luis de la Cruz, director General del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico AC, aseguró que de por sí los rendimientos que puede ganar por el ahorro que tenga en un banco ya son marginales, pues las tasas anuales oscilan entre 2 y 3.5%; consideró complicado que exista una mayor disminución, pero no descartó la posibilidad de una reducción aunque sea en 0.25 por ciento. Por lo anterior, descartó la idea de que puedan existir elementos para pensar que sus rendimientos puedan subir en el corto plazo.

[email protected]

CRÉDITO: 
Yael Córdova / El Economista