Saca provecho a tus activos improductivos

Foto EE: Natalia Gaia

Una de las necesidades básicas de todo negocio es la promoción de sus productos o servicios. Según estudios, las micros, pequeñas y medianas empresas (mipymes) se inclinan más por el marketing en línea que por la publicidad en medios tradicionales, por el costo que representa. Una alternativa es intercambiar el inventario improductivo por campañas en radio y televisión.

Las empresas suelen tener algún activo subutilizado o almacenado en buen estado, que decide destruir o rematar. Si es bien tiene algún valor de restitución es susceptible intercambiarlo por publicidad en cualquier tipo de medio de comunicación.

El bien puede ser “algún producto que el mercado no acogió bien, coches, fábrica, inmuebles, recientemente tomamos 10 caballos percherones y una cervecera que le generaban a la empresa un lastre que no quería tener. Los tomamos, encontramos un cliente y los colocamos”, expone Eric Mergenthaler, director de Active Internacional.

La empresa fue fundada por Alan Elkin y Arthur Wagner en 1984 y ha impulsado este modelo de negocios en Estados Unidos, América Latina, Europa y Asia. Compra anualmente más de 1,000 millones de dólares en publicidad y es el principal jugador del mercado con 70% de participación.

En México, donde opera desde hace 20 años, no existen cifras oficiales sobre el valor del mercado de intercambio corporativo. Tiene 65 clientes, la mayoría grandes compañías, cada año realiza 800 millones de pesos en inversión publicitaria y mueve más de 400 tráilers de mercancía.

“Hemos generado 500 millones de pesos de valor a nuestros clientes” en México, presume Mergenthaler.

Recientemente, Active International lanzó TradeforTrade, un modelo de intercambio dirigido a Pymes que quieren invertir en publicidad pero carecen de presupuesto. A diferencia de las grandes empresas en las que se utilizan los bonos de intercambio, una unidad de pago de uso exclusivo de Active, las pequeñas y medianas compañías no gastan ni un peso en publicidad, asegura el directivo.

La primera propuesta es que “les damos 125% sobre el precio de su mejor postor, ese es el valor de restitución, y ese 125% lo llevamos a publicidad. La siguiente propuesta es darle todos los servicios de asesoría para la campaña de marketing”. En lugar de pagar en efectivo al 100%, lo va a hacer con bienes improductivos sin “meter un peso en efectivo”.

Dado que los pequeños empresarios “no son expertos en comunicación, necesitan un asesor”. El acuerdo de intercambio incluye la creación de una estrategia de publicidad, horarios, negociación de tarifas y descuentos ante los medios de comunicación, y la producción del contenido o mensaje.

Los productos perecederos, como lácteos, carnes también entran dentro de este modelo, siempre que tengan un margen considerable de vida antes de caducar. Aquellos que no son factibles de intercambio son los muebles de oficina o software. “Tratamos de hacer movimientos de 500,000 pesos a un millón de pesos como mínimo”, precisa finalmente Eric Mergenthaler.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.