Cumple con tus objetivos financieros

Foto: Especial

Ejerce un plan de acción que mejore la distribución de tus ingresos

¿Has cumplido alguna de las metas financieras que te planteaste al iniciar el 2013? ¿Te sientes orgulloso de tu desempeño o preferirías evadir el tema? Al ser la mitad del año, todavía tienes la oportunidad de realizar un análisis sobre el manejo que estás dando a tu dinero y aplicar las medidas correctivas que te faciliten cumplir tus objetivos.

José Gómez Villareal, profesor de finanzas del Tecnológico de Monterrey, explicó que elaborar un presupuesto inteligente es la base para alcanzar el éxito económico. Este plan de acción busca la correcta distribución de tus ingresos para lograr cumplir proyectos, fomentar el ahorro y alcanzar el nivel de vida que buscas sin llegar a un sobrendeudamiento. Pero cuidado, el presupuesto tiene sus enemigos, factores y conductas que pueden desajustarlo por completo. La buena noticia es que luego de detectar aquellos elementos que te impiden avanzar, puedes aplicar algunas medidas para ser más hábil con la administración de tus recursos.

Los enemigos a vencer

Poca fuerza de voluntad

Cumplir una meta depende del control que tengas sobre tu fuerza de voluntad. Recibir dinero es una invitación a gastarlo, pero fomentar un consumo responsable es clave para mantener la salud del presupuesto.

  • a) Ten bien claro cuáles son tus objetivos a largo plazo y aférrate al cumplimiento de dichas metas. Recuerda que el dinero no es un fin, sino un medio para alcanzar el modelo de vida que te puede reportar mayor felicidad. Gastar en algunos productos te aportará cierto bienestar pasajero, pero lo aleja de metas más importantes, indicó Agustín Pérez, profesor de finanzas de la Universidad Panamericana.
  • b) No cedas a todas las presiones comerciales o familiares que lo invitan a gastar. La compra de un artículo debe responder a sus gustos, pero también a sus necesidades.
  • Gasto hormiga

    Diariamente, las personas realizan la repetida compra de productos como botanas, refrescos, café, chicles, chocolates y cigarros. Como dichos consumos no reflejan un alto costo de forma individual, pasan desapercibidos y no se contabilizan entre sus gastos importantes, comentó Agustín Pérez.

    • a) Realiza anotaciones de todos tus consumos y examina cuánto de tu ingreso se dirige a la compra de artículos que no son indispensables. Esto te permitirá tener conciencia de las diversas fugas.
    • b) Antes de consumir un producto, realízate las siguientes preguntas: ¿realmente lo necesito? ¿Me alcanza para comprarlo? ¿Con esta compra estoy sacrificando algo más importante?
    • c) Si pasas mucho tiempo en la calle por cuestiones de trabajo, considera preparar con anticipación los alimentos que consumirás en el día.

    No fomentar el ahorro

    El presupuesto no sólo debe estar encaminado a saldar deudas, sino también a fomentar la disciplina del ahorro. Esto te permitirá contar con mayor liquidez para evitar pedir un préstamo. Los especialistas recomiendan ahorrar de 5 a 10% de tus ingresos. En caso de no poder ahorrar ese porcentaje, reúne cualquier excedente y propón incrementarlo en el futuro.

    • a) Domicilia una fracción de su sueldo a una cuenta de ahorro o inversión.
    • b) Comenta a tus familiares que estás ahorrando. El apoyo psicológico de tus seres queridos puede influir en tus objetivos financieros.

    No planificar

    El dinero existe para divertirse y pasar tiempo de calidad con tus seres queridos. Afronta esos gastos con inteligencia y planificación.

    • a) Para lograr un equilibrio financiero, coloca en tu presupuesto el gasto de fiestas, cumpleaños, viajes y otras diversiones. Esto te facilitará ahorrar con anticipación.
    • b) Al viajar, es mejor ahorrar para no tener que incurrir en promociones que pueden ocultar cargos extra.

    [email protected]

CRÉDITO: 
Alejandro Cruz Domínguez, El Economista