Que una mala postura no te deje sin empleo

Foto: Especial

El CV no lo es todo, tu lenguaje corporal puede ayudarte a conseguir trabajo

Comunicar tus capacidades es tan importante como proyectar tus ganas por ocupar una vacante. Si quieres aplicar al empleo de tus sueños pero no quieres ser presa de los nervios, los especialistas te dan algunas sugerencias para que el lenguaje corporal no te traicione. Tener nervios es natural, pero cuidar tu comunicación no verbal ante los reclutadores es una dimensión más de preparación al momento de solicitar empleo.

Durante la espera

Mantén una postura erguida. Aprovecha para hacer ejercicios de respiración si te encuentras muy nervioso.

“Hay muchos aspirantes a un puesto que desde que están sentados en 
la antesala, adoptan posturas incorrectas. El candidato nunca sabe quién lo está observando”, advirtió David Navarro, consultor en imagen pública y director general de Imagen Excellence.

Contacto visual

Hacer contacto visual es uno de los factores más importantes, coincidieron los expertos.

“Cuando platicamos con alguien, 70% de la conversación estamos mirando su cara. No es un reto de tiempo, lo que importa es que el candidato hable de frente con quien lo está entrevistando”, dijo el especialista.

El saludo

La gente sabe que debe saludar, pero no sabe cómo hacerlo. Evita un saludo débil o el saludo tronahuesos. Lo ideal es dar un saludo firme, en el que se junten los dos dedos pulgares y con una bajada, dijo Anabel Rosas, directora de Imagen del Instituto de Diseño e Imagen Profesional (IDIP) México.

El saludo erróneo es cuando su mano no embona con la del reclutador. Además, debes evitar saludar de beso. Hazlo sólo cuando el anfitrión se acerque y pronuncie el saludo de beso, pues entonces habrá que corresponderlo, pero generalmente hay que evitarlo y sólo saludar de mano.

La sonrisa

Si el candidato da un saludo firme y además da una sonrisa, genera empatía porque se supone que está feliz porque va al trabajo que desea, dijo el directivo de Imagen Excellence.

“En este punto, debemos evitar la exageración, ya que si lo hace frecuentemente puede convertirse en una especie de mueca, dando la impresión de que es fingida”, sugirieron especialistas de OCC.

Una sonrisa natural deja ver la parte superior de la dentadura, evite las sonrisas con los labios cerrados.

Postura

Evita quedarte en la orilla del asiento. “Si el candidato se sienta a la orilla es porque él mismo no quiere quedarse mucho tiempo: tiene prisa o porque sabe que lo van a despachar pronto”, expuso Navarro.

Apoya tu espalda en el respaldo de la silla de forma erguida. En caso de que se te dificulte hacerlo por problemas con el asiento, evita apoyarte demasiado atrás, ya que puede que el reclutador lo perciba como una falta de interés.

Manos

Siempre visibles, nunca tengas las manos dentro de los bolsillos o cruzados de brazos, pues expresa indiferencia o hasta prepotencia.

Mostrar las manos da confianza. Incluso, si es posible, puedes recargar el antebrazo sobre el escritorio y colocar los brazos en posición de triángulo, lo cual denota confianza en sí mismo, explicó Anabel Rosas.

Especialistas de OCC dicen que el movimiento brusco y desmedido puede que llegue a distraer al reclutador, incluso llegando a causar cierto nerviosismo en él. Lo mejor es mantenerlas equilibradas con la conversación, de manera que sirvan como apoyo y no como distracción.

Piernas

Puedes cruzar las piernas, pero no abuses de este recurso. Procura iniciar la entrevista con los dos pies sobre el suelo, después, cuando adquiera más confianza, puedes cruzarlas para sentirte más cómodo, sobre todo en el caso de las mujeres que usan falda.

Sin embargo, tener las dos plantas de los pies sobre el piso generará mayor confianza en ti mismo para responder preguntas, incluso si el reclutador no está observando tus piernas.

“Cuando una persona responde a preguntas con los dos pies sobre el suelo, genera en sí mismo más seguridad para responder”, dijo Navarro.

Bolsa

Debes dejarla en el respaldo de la silla o a un lado, nunca al frente porque genera barrera de comunicación y quita visibilidad a las manos. Nunca la dejes sobre el escritorio. “Dejar cualquier objeto sobre el escritorio puede ser invasivo porque es espacio del reclutador”, dijo Anabel Rosas.

Maquillaje

La mujer mexicana tiende más a no usar maquillaje, entonces, el error sería no maquillarse, dijo el directivo de Imagen Excellence.

Por supuesto, es recomendable un arreglo discreto. Pero, si no se maquillan, la candidata puede perder impacto. La mujer siempre debe atender a cuatro aspectos: cabello, maquillaje, zapatos y bolsa. Estos cuatro elementos deben ir en línea con el código de vestimenta de cada empresa. No es lo mismo aplicar para una vacante de diseño que para un área administrativa, de ingeniería, etcétera.

[email protected]

CRÉDITO: 
Ilse Santa Rita, El Economista