¿Qué hacer cuando muere un empleado?

Foto: Especial./ elempresario.mx

Cuando un trabajador muere a causa de un accidente laboral o queda inválido para continuar trabajando en la empresa, sus familiares tienen derecho a recibir los recursos económicos que por ley le correspondan. Para evitar problemas en estos trámites el patrón debe tomar en cuenta las siguientes recomendaciones, explica Jorge Sales Boyoli, director general del Bufete Sales Boyoli.

“En primera instancia, cuando alguno de los empleados de la organización muere o tiene algún accidente grave, lo principal es distinguir cuál fue la causa, ésta puede ser laboral o no profesional”, detalla el especialista.
Cuando el accidente no es laboral, el patrón sólo tiene la obligación de proporcionarle al trabajador, y a la familia del mismo en caso de que muera, o correspondiente al finiquito, explica Boyoli.

Obligaciones adicionales

Pero cuando el accidente es de trabajo, se generan obligaciones adicionales como la indemnización por muerte y el pago de gastos funerarios.

“Si el patrón mantiene dado de alta en el Seguro Social al empleado, hasta el día de su muerte, estos gastos correrán por cuenta del Seguro, además esta institución otorgará a la familia del trabajador fallecido una pensión”, explica Jorge.

Al morir un empleado, el patrón tiene que hacer el pago de estas indemnizaciones ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, ya que ésta debe hacer una investigación para asegurarse de quiénes serán los beneficiarios.

Dicho procedimiento, agrega el experto, puede tardar entre seis meses y un año, donde la principal beneficiada será la viuda, después los hijos menores de 16 años o los hijos mayores de 16 años con alguna discapacidad, y en caso de que no los hubiera, quien tiene derecho es el Seguro Social.

No pierdas detalle

El despacho Sales Boyoli detalla, algunos puntos a tomar en cuenta:

  • La indemnización por muerte es de 730 días de salario, el equivalente a dos años de sueldo.
  • Los gastos funerarios son dos meses de salario, además los familiares tienen derecho a las demás prestaciones del trabajador como si éste hubiera renunciado; por ejemplo, el finiquito de aguinaldo, vacaciones, algunas prestaciones extralegales como un seguro de vida o algún fondo de pensiones.
  • Es importante que la familia del empleado fallecido reclame ante la Afore el dinero que en su momento ahorró el trabajador, esta es una obligación de la familia, no del patrón.

¿Qué hacer en caso de accidentes laborales?

Los accidentes de trabajo pueden causar diferentes situaciones: la muerte o las incapacidades. Las incapacidades causadas por un accidente de trabajo se dividen en dos tipos: permanentes y temporales.

Entre las temporales están las enfermedades o las lesiones no pase de dos días de incapacidad.

Por su parte, la incapacidad permanente tiene dos divisiones: total y parcial. La incapacidad permanente total deja imposibilitado al empleado para trabajar en cualquier actividad. Y la incapacidad permanente parcial es una incapacidad de por vida pero que aunque lo limita no le impide desempeñar algún trabajo.

“La perdida de un brazo es una incapacidad permanente parcial porque sin un brazo el empleado puede desempeñar ciertas labores”, ejemplifica Boyoli.

Cuando la incapacidad es permanente parcial, la Ley Federal del Trabajo describe qué porcentaje de salario se le asignará al trabajador dependiendo de la gravedad de la situación. Ese porcentaje se calcula sobre la base de tres años de salario del trabajador.

“Si por la pérdida de un dedo es 60%, el patrón tendrá la obligación de pagar 60% de tres años de sueldo. Si la incapacidad es permanente total el patrón tiene la obligación de pagar el 100% de los tres años de salario por indemnización”, detalla Jorge.

El pago de estas cantidades será en una sola exhibición y con esto el patrón se liberará de toda responsabilidad.

En el caso de ser una indemnización permanente total, ésta es una causa de la terminación de la relación laboral igual que la muerte o la renuncia del trabajador, además habrá que pagar todo lo devengado.

En el caso de la incapacidad permanente parcial habría que pagar el porcentaje asignado y el patrón deberá buscarle un trabajo al empleado que sea compatible con sus capacidades.

Lección empresarial

Para evitarse problemas, Sales Boyoli recomienda a los pequeños y medianos empresarios que “en la medida de lo posible mantengan siempre dados de alta en el Seguro Social a sus empleados porque el seguro releva de todas estar cargas financieras y laborales a las empresas e incluso de las presiones emocionales que conlleva la muerte de una persona”.

La segunda recomendación es que las Pymes mantengan actualizados los expedientes laborales de sus empleados, especialmente en temas de parentescos, domicilios y padecimientos.

salvarez@elempresario.mx

CRÉDITO: 
Samantha Álvarez