No vivas un desamor 
con tu banco

Foto: Shutterstock

A la hora de entablar relaciones, dejarse llevar por lo que el corazón le dicte puede traerle muchos pesares en el futuro. Puede que no le convenga su relación, pero nunca se ha puesto a valorar de manera seria si se ve a futuro en ésta.

Por esta razón y a pocos días del 14 de febrero, dése un tiempo para checar la relación que lleva con su banco, si debe seguir o mejor terminar con él y buscar a un mejor prospecto. Tal vez este método hasta le ayude con las personas.

Pero quizás la dificultad más grande para evaluar la relación con su banco es la costumbre de estar con él desde siempre. A veces incluso no lo elegimos, pues heredamos la relación de nuestra familia o sobre todo de la empresa con la que comenzamos a trabajar, considera Abraham Vergara Contreras, académico del Departamento de Estudios Empresariales de la Ibero.

“Los mexicanos tendemos a casarnos con nuestras marcas” y sobre todo con los bancos, consideró. Un reciente estudio hecho por PwC indica que 75% de los usuarios en México se queda con su institución bancaria para cualquier tipo de servicio que requiera, ejemplificó.

Estar desde siempre con el mismo banco le puede resultar costoso, sobre todo por las oportunidades que estaría perdiendo de acceder a mejores tasas o productos de otra entidad. “Estamos tan cautivos, en el sentido del servicio que nos han ofrecido desde siempre, que hace que dejemos de comparar”.

Un punto importante a considerar es que estar con un banco, a diferencia de muchas relaciones personales, no le obliga a dejar de estar con otros.

“Hacerse cliente de un banco nuevo no tiene que implicar, forzosamente, dejar de serlo del anterior. Ser cliente de varios bancos puede reportarnos ventajas significativas, ya que nos permite aprovechar las condiciones de varias entidades”, refirió Javier Mezcua, del portal web finanzas personales HelpMyCash.com.

NO ERES TÚ, SOY YO QUE COMPARO

Antes de pensar en casarse con su banco, cheque algunas cuestiones para ver si es el indicado para usted.

Para Mezcua, entre las cuestiones más importantes están las comisiones, sobre todo en la cuenta corriente, “que es la base de nuestra relación con el banco”, pero también en los demás productos que tengamos con él.

También hay que considerar -recomienda- las ventajas que puedan aportar las cuentas, las condiciones de las hipotecas y de los préstamos, y la rentabilidad de los productos de ahorro. Otros aspectos importantes son el número de cajeros automáticos y de sucursales que tiene el banco, la atención al cliente, los valores del banco y la solvencia que tenga.

Para Vergara, el primer aspecto a considerar es el servicio directo con el ejecutivo bancario, “ya que es el enlace entre la entidad y el consumidor. Éste debe ser claro, transparente y oportuno”.

Ya después se debería considerar el tiempo que tardan en atenderlo y la cercanía de las sucursales con los diversos puntos de la ciudad en que usted ande a diario. También vale la pena evaluar los servicios que ofrece por Internet.

UNA RELACIÓN RECÍPROCA

En las cuestiones financieras, las relaciones que entable se basan en una necesidad mutua. Por un lado, usted requiere un producto de acuerdo con sus necesidades y gustos.

Pero por el otro lado, el banco también tiene interés en que usted permanezca a su lado, considera Vergara.

“Los bancos buscan fidelidad porque hay mucha competencia. El sistema financiero no son sólo bancos, también hay uniones de crédito, sofipos. Incluso hay bancos múltiples y de nicho”, explicó.

La diversidad, ahora que la reforma financiera permite mover sus cuentas y hasta créditos de una forma fácil a través de entidades, le brinda la oportunidad de elegir. Úsela y no se case con el primero que vea.

ENCUENTRA A TU MEDIA NARANJA

La gente suele dejarle al destino encontrar a su pareja ideal, incluso hasta su banco ideal; sin embargo, una manera más efectiva, al menos para encontrar al banco, es comprobar con lista en mano si tiene lo que usted está buscando. A continuación encontrará una lista de puntos en qué fijarse:

1. Comisiones

A nadie le gusta pagar por tener una cuenta abierta ni tampoco por la operativa bancaria básica. Por este motivo, las comisiones pueden ser el punto más importante para decantarse por un banco.

2. Condiciones de los productos comercializados

Su relación se resume en los productos que tiene contratados en la entidad. Si el banco no ofrece lo que busca, ya sea por altos intereses, condiciones desfavorables para un préstamo o porque los depósitos son poco rentables, hay que plantearse un cambio.

3. Atención al cliente

Es un buen punto a considerar. Ante una queja, reclamación y sobre todo una duda, es importante que la atención que el banco le brinde sea buena.

4. Promociones

Es un aspecto que le puede hacer cambiar de banco. Acceder a buenas ofertas, rentabilidades o regalos al abrir una cuenta son los puntos a favor, pero siempre se tienen que revisar todas las condiciones de alguna promoción antes de aceptarla.

5. Oficinas y cajeros disponibles

Tener una sucursal cerca es prioritario, ya que para algunas gestiones tendrá que acudir a ellas. Los cajeros también importan: cuantos más cajeros tenga cerca, menos tiempo perderá para retirar dinero sin comisiones.6. Valores de la entidad y la solvencia del banco

Muchos clientes esperan identificarse con su institución bancaria. A la vez valoran tener su dinero en un banco solvente; no obstante, la experiencia marca que perder sus ahorros por la quiebra de un banco es poco probable, sobre todo por la protección que brinda el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario.

¿Y SI LO MEJOR ES TERMINAR?

Si por lo general las personas no cambian, los bancos tampoco. Así que seguir con su banco, una vez que vio que no le conviene, difícilmente le reportará beneficios; por el contrario, sería una relación llena de situaciones incómodas.

Si la relación con su banco no es buena, debe evaluar de forma clara las razones y romperla si es preciso.

Las principales desventajas a las que tendremos que hacer frente serán:

  • Pagar comisiones que consideramos altas.
  • Acceder a una oferta de productos poco interesante o que no se ajusta a lo que busca.Tener condiciones poco atractivas en préstamos, hipotecas, cuentas y demás productos.

UNA BUENA RELACIÓN TRAE SUS VENTAJAS

Cuando se trata de los bancos, no es una cuestión de gustos, sino de dinero y oportunidades. El que le ofrezca más es el bueno.

  • Tener una buena relación con su banco, y los empleados de éste, le permitirá acceder a productos más atractivos.
  • Incluso los propios empleados podrían llamarlo para ofrecerle productos que se ajusten a su perfil.También le permitirá, en caso de ser necesario, negociar condiciones con más facilidad o hasta lograr que le retiren comisiones ya cobradas.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Javier Rendón González / El Economista