Haga de su hobby un negocio rentable

Foto: Especial

“Encuentra un trabajo que te guste y no volverás a trabajar un sólo día de tu vida”, decía el filósofo oriental Confucio. Si usted quiere seguir este pensamiento y ha pensado sacarle provecho a su pasatiempo, ya sea para generar un ingreso extra o convertirlo en un negocio de tiempo completo, los expertos y casos de éxito confirman que no es una tarea imposible.

Según MasterCard, en América Latina 53% de quienes participaron en su estudio de Educación Financiera de Consumo Inteligente, con un rango de edad entre 18 y 34 años, afirmaron tener como meta formar su propio negocio.

En este sentido, un mercado tan competitivo podría ser un impedimento en este sentido, pero aquí entran los conocimientos particulares que tenga con base en su hobby, pues puede ser la clave para emprender un negocio exitoso.

“Todo el mundo intenta copiar modelos existentes, pero competir con algo que ya tiene presencia en el mercado es muy difícil. Tendría que intentar igualar en infraestructura a la competencia, y tener más dinero para superarlo”, advierte Katia Villafuerte Cardona, académica del Tecnológico de Monterrey campus Santa Fe.

Por ello, añade, tener un negocio que parta de lo que le guste puede ayudarle a pensar en cosas únicas o diferentes, puesto que puede percibir más fácilmente las necesidades de su pasatiempo e incluso convertirlas en un nicho de mercado para explotarlo.

Asesórese y reinvierta

“Si tengo un ingreso fuerte, para darme el lujo de continuar trabajando en lo que me apasiona, lo cuido y reinvierto”, comparte la artista Mariana Villanueva.

Bajo el nombre de Haku, Villanueva comenzó a ilustrar desde pequeña y lo profesionalizó hace poco tiempo, a la par que, junto a un amigo que es empresario y con el que se asoció, decidió aprovechar sus obras no sólo para vender los originales, sino para relacionarse con patrocinadores y hasta crear su propia marca de ropa.

“Cuidar los ingresos y no generar gastos innecesarios ayuda al negocio (...) En cuanto a la marca de ropa, nadie recibe aún un sueldo porque estamos conscientes de que para que funcione hay que comenzar así, reinvirtiendo los ingresos para tener un margen y crear nuevos productos, mejorar la calidad e incluso las redes sociales y estrategias mercadotécnicas”, añade.

Usted también puede comenzar a pensar a futuro, fijándose objetivos de qué necesita lograr primero para llegar a metas más grandes y hacer crecer su negocio. Por ello, así como Villanueva, usted puede acudir a un experto que le oriente.

“Si no sabe por dónde empezar, las incubadoras de empresas le pueden ayudar a hacer rentable su pasión, y a resolver dudas sobre cuándo debe de asociarse, costos, presupuestos, gastos y cuestiones legales (...) Ofrecen una perspectiva experta”, recomienda por su parte Villafuerte Cardona.

El gobierno federal, a través de la Secretaría de Economía (SE), pone a su disposición el Sistema Nacional de Incubación de Empresas (SNIE), en donde le pueden ayudar a idear un plan de negocio y ofrecer consultoría en áreas como mercadotecnia y contabilidad.

Algunas incubadoras ofrecen espacios físicos para que emprenda su negocio. Tome en cuenta que estas entidades no ofrecen financiamiento, sino asesoría para enfrentar la vida empresarial de manera más informada a través de capacitación especializada.

Para iniciar este proceso puede revisar en la página de la SE la Red de Incubadoras más cercana para conocer los requisitos.

Ponerle precio a tu trabajo

Una de las principales dificultades a las que se enfrenta alguien que comienza un negocio es fijar el costo de su trabajo; no muy elevado para no asustar a los posibles clientes, pero tampoco tan bajo como para incluso perder dinero.

Por ello, Villafuerte Cardona conmina a hacer un análisis de mercado para conocer los parámetros de precios, pues “al final del día el mercado es el que rige” e imponer costos puede ser difícil si incursiona en un sector competitivo.

Al respecto, Villanueva comparte que en su caso comenzó por investigar en qué estaban trabajando otros artistas. “He expuesto con gente que no tiene la misma trayectoria que yo y dan sus obras a precios más altos, o tienen una mayor trayectoria que yo y dan sus obras más baratas”.

Por ello, ha optado por fijar un precio con base en ese parámetro, pero también en su propia trayectoria y estimando cuánto necesita al mes para gastos personales y de negocios, separando oportunamente ambos rubros.

Sin embargo, advierte que el estándar de precio que ponga tampoco debe ser muy bajo, pues de este modo devalúa su trabajo; a menos que considere una producción industrial de lo que quiere vender, lo recomendable es material selecto, para que así su trabajo no se convierta en un objeto más.

“Quizá saquemos series limitadas de nuestros productos por lo mismo: no están pensados para comercializarse industrialmente, son más selectos”, ejemplifica.

Internet, clave para promocionarse

“Todo ha sido gracias a las redes sociales”, enfatiza Villanueva, y añade: “Quienes se han acercado, tanto patrocinadores como compradores, lo han hecho a través de las redes sociales”.

En este sentido, los expertos coinciden en que el Internet es una poderosa herramienta para quien desea promocionarse, ya que puede llevar tu negocio a proyectarse incluso a un nivel internacional, a un par de clicks de distancia.

De este modo, hallar opciones de cómo comercializar lo que le apasiona puede no ser sencillo, pero con paciencia y asesoría puede convertirlo no sólo en un ingreso extra, sino en un negocio rentable.

Separe gastos

Para que lleve una correcta distribución de sus gastos, los expertos recomiendan separar el presupuesto de su negocio del personal

Ahorrar antes de iniciar

Como en los primeros meses de emprender no tendrá ingresos fijos, es importante que tenga ahorrado para que pueda solventar sus gastos durante ese periodo.

Separar las finanzas del negocio de las personales

Mezclar las finanzas del negocio con las personales puede propiciar que tome gastos personales, utilidades que debería reinvertir. Para evitar esto, es importante que asigne un sueldo y no disponga de más dinero que el monto acordado.

Saber fijar un precio justo para sus productos

A través de un estudio de mercado y asesoría de incubadoras de empresas puede ofrecer su trabajo a un precio que le genere ganancias, pero que tampoco sea abusivo ni infravalore su esfuerzo.

Mantener las deudas bajo control

No quiera comprar todo en un sólo momento. Primero, haga una lista de prioridades y conforme va avanzando su negocio, adquiera lo que necesita para hacerlo crecer.Fuente: Consumo Inteligente de MasterCard, entrevistados

juan.tolentino@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Juan Tolentino Morales / El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.