Guarda lo que más estimas en la caja correcta

Foto: Shutterstock

Todos tenemos algo importante que guardar, ya sea por motivos sentimentales o financieros, pero si no poseemos la infraestructura adecuada para darle a ese objeto especial el resguardo que creemos que se merece, lo más recomendado es buscar dónde guardarlo.

Ante esta necesidad, lo que puede convenirle es alquilar una caja de seguridad. Mucha gente piensa que sistemas de resguardo como éstos son muy sofisticados y por lo tanto de costos inasequibles para la mayoría, o bien, que sus objetos desmerecen este servicio a menos que su valor realmente sea muy elevado.

Sin embargo, lo que el mercado pretende es darle acceso a las personas, reconociendo los diversos motivos por los cuales buscaría guardar algún objeto.

“Lo que la gente resguarda es muy variado, pero guardan cosas valiosas o importantes para ellos”, comentó a propósito Max Cukiert, director general de StrongMax, empresa dedicada a la renta de cajas de depósito y resguardo de valores.

El objeto no tiene que ser de un gran valor monetario, también puede ser de valor estimativo, pues hay muchos artículos que para su dueño valen más del precio que se les pondría en una tienda, como aquel regalo de la abuela, sugirió Cukiert. Igualmente, las personas y las empresas le dan un gran valor estimativo a la información contenida en documentos y bases de datos.

DÉJESELO AL QUE SABE

Cualquier cosa puede merecer ser guardada, y el mejor lugar para hacerlo es con empresas especializadas en este tipo de seguridad.

Anteriormente, muchos bancos ofrecían este servicio, pero a diferencia de ellos las empresas ofrecen un servicio “donde todo es nuevo, con un sistema de seguridad de innovación”, declaró Héctor Gárate, director de Global Shield, empresa de renta de cajas de alta seguridad.

Además, a diferencia de los bancos, el servicio aquí es 24/7, los requisitos de contratación son mínimos, pues no se pide tener inversiones, no se piden comisiones y el servicio es completamente confidencial, ya que no se tiene que reportar datos a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, como lo haría un banco, agregó a propósito Gárate.

Por otro lado, muchas personas guardan sus objetos de valor en casa o en la empresa, confiando en su propio sistema de seguridad y caja fuerte. Sin embargo, la idea de hacerlo en una caja de seguridad es evitar que gente cercana o con acceso pudiera tener la intención de llevarse las cosas. “Básicamente, es prevenir de la misma gente que está adentro del inmueble”, explicó Cukiert.

Otra razón es que con este servicio se tiene acceso a un máximo nivel de seguridad sin tener que hacer una inversión millonaria para adaptar sus instalaciones, ya sean de casa o de su oficina. “Además de que se cuenta con una póliza de seguros del monto que elijan por la caja”, abundó.

FILTROS DE SEGURIDAD

Estos servicios de alquiler ofrecen confidencialidad ante todo, por lo cual el cliente es el único que conoce y tiene acceso al contenido de la caja.

Debido a esto, es importante que conozca los diversos filtros de seguridad que ofrezca la empresa en cuestión para poder pasar a través de ellos con facilidad.

Entre los diversos puntos de seguridad pueden estar: el uso de una tarjeta electrónica; paso de sólo una persona a la vez a la zona de las cajas; paso por exclusas blindadas; uso de número y clave confidencial, además de escaneo de huella digital como filtro biométrico.

EL NEGOCIO SIGUE, PERO LOS BANCOS SE VAN

Las personas tienen la misma necesidad de siempre por resguardar sus pertenencias; sin embargo, cada vez son menos los bancos que ofrecen el servicio de cajas de seguridad, “porque en realidad no son empresas de seguridad”, comentan directivos de empresas del ramo.

“Daban el servicio como cortesía al cliente por tener una inversión, pero no es costeable para los bancos vigilar cajas en donde no tienen valores de ellos”, explicó Héctor Gárate, director de Global Shield.

Tampoco les conviene tener la responsabilidad de resguardar como si fueran empresa de seguridad, sin serla. Una falla en sus cajas y “el riesgo reputacional es enorme para el banco”, sostuvo Max Cukiert, director de Strong Max.

Otro factor es el cambio del modelo de negocio de los bancos. Ahora optan por más sucursales pero más pequeñas, sin espacio para cajas de seguridad, por lo que ofrecen productos en los que sí están especializados, explicó Cukiert.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Javier Rendón / El Economista