Considera las restricciones de tu viaje

Foto: Shutterstock

Se acerca la temporada vacacional y si usted se dispone a viajar en avión, aparte de considerar los destinos y sus documentos para el viaje, también échele un ojo al boleto. Las condiciones bajo las cuales compra su vuelo pueden traerle problemas o beneficios, todo depende de la atención que le dedique.

Un boleto o tarifa aérea con restricciones tiende a ser más barato. Esto lo logran las aerolíneas de bajo costo con medidas como usar aeropuertos secundarios, concentrarse en vuelos cortos y la tendencia de facturar por separado diversos servicios que incluye el viaje.

En consecuencia, los boletos con restricciones contienen límites. Los más comunes suelen ser que “los boletos no son reembolsables, no permiten cambio de fecha, cambio de nombre o cambio de ruta”, enlistó Alejandra Piña, gerente de Mundo Joven.

“Entre más baja es la tarifa aérea, presenta más restricciones. Si compras una tarifa muy económica, generalmente no permite cambios o no es reembolsable. Entre más alta es la tarifa, tienes acceso a mejores condiciones en caso de cancelación o cambio”, explicó Malinali Espino, gerente de la agencia de viajes Travellink.

De este modo, diversas aerolíneas hacen una especie de desglose de los beneficios que se tendrían en un vuelo tradicional. Esta situación permite al viajero personalizar su vuelo y elegir sólo los servicios que va a utilizar.

Revisar las restricciones del boleto puede evitarle problemas. “A lo mejor se compra un vuelo económico, pero por alguna circunstancia no se puede viajar, y si no permite cambios, se pierde la inversión”, comentó Piña.

Al final, la importancia radica en no tener sorpresas. “Al consultar con la agencia de viajes, o la línea aérea, se tiene menor posibilidad de disgusto si un imprevisto pasa”, añadió Espino Ruiz.

AHORRE MIENTRAS BUSCAS VUELO

Las tarifas aéreas suelen estar en un rango determinado de precio, o bien, depender de cambios azarosos en la demanda de vuelos. Sin embargo, la Profeco da algunos consejos que le podrían reportar beneficios cuando esté considerando este tipo de transporte.

  • Comprar sus boletos con una anticipación mínima de ocho semanas a la fecha estimada para viajar puede brindarle un ahorro de entre 20 y 40% en su costo.
  • El mejor día para comprar sus boletos suelen ser los martes, cuando las tarifas de varias aerolíneas internacionales llegan a bajar hasta 25 por ciento. Esto se debe a que de viernes a domingo es cuando la gente tiene tiempo para buscar vuelos, lo que aumenta la demanda y con ello los precios también suben.
  • Puede optar por salidas y llegadas en aeropuertos secundarios; por ejemplo, el de Toluca en vez del Distrito Federal, porque sus tarifas son menores y suelen contar con enlaces terrestres rápidos y baratos a ciudades cercanas.
  • Si va a pagar con tarjeta de crédito, salvo que sea a meses sin interés, debe contemplar cuánto realmente pagará mensualmente y en total. Lo mejor es liquidar el adeudo lo antes posible y preferentemente antes de las siguientes vacaciones.
  • Revise los beneficios de su tarjeta de crédito. A veces ofrecen ventajas para vacaciones y viajeros, como seguros para un auto en renta, servicio médico y hospitalario o reservaciones preferenciales en clubes, restaurantes y hoteles.

javier.rendon@eleconomista.mx

acv

CRÉDITO: 
Javier Rendón González / El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.