Borra tus deudas en créditos departamentales

Parte importante de la cuesta de enero puede corresponder al pago de deudas. Y no cualquier deuda, sino a las que se acumulan en sus tarjetas de crédito departamental por la compra de diversos obsequios para sus seres queridos por las fiestas de fin de año.

Si este es su caso, o si considera que es buen momento para conseguir un crédito que le dé facilidades para comprar en su tienda predilecta, es conveniente que conozca las características de las tarjetas departamentales y su forma de pagarlas para no sobreendeudarse.

Estas tarjetas sólo pueden utilizarse en la misma cadena comercial y son emitidas con los propios recursos de la tienda. Por lo mismo, operan bajo una regulación comercial no financiera, por lo que la Profeco es la encargada de vigilar el comportamiento de estos productos.

Además, los requisitos para adquirirlas son mínimos. Esto hace que las tasas de interés, el CAT (Costo Anual Total) y el interés moratorio sean más altos, asegura Elizabeth Arriaga, experta en finanzas personales del portal TúDecide.com.

“La totalidad de las tarjetas departamentales presenta tasas por arriba de 43.31%; algunas llegan a marcar hasta 93% anual. En contraste, las tasas en las tarjetas de crédito bancarias oscilan entre 14.31 y 69%”, especificó Arriaga en cuanto al costo de las tarjetas.

PAGAR Y SALIR DE DEUDAS

A la hora de pagar el crédito departamental, suelen haber montos diferentes en el recibo. Lo ideal es tratar de pagar más que lo indicado como pago mínimo, pues este sólo “es el monto acordado para no generar un mal historial crediticio, pero en este monto los intereses son exponenciales”, comentó Juan José Salas, consultor de la organización Finanzas Personales México (FPM).

Si uno ya está atorado con su deuda departamental, como puede ser el caso de muchos tras las fiestas y los regalos, es necesario intentar pagar lo doble del mínimo, con eso se bajan mucho los intereses y el plazo del pago, añadió Salas.

“Hay que apretarse el cinturón, tratar de liquidar el saldo cuanto antes y no utilizar la tarjeta hasta no salir de la deuda”, recomendó Arriaga.

Adicionalmente, se pueden comparar opciones con bancos que podrían estar comprando deuda, para así obtener una mejor tasa de interés. También se deben revisar que los gastos indicados en su recibo sean los que realmente se hicieron y que se aplicaron las promociones correspondientes, si es el caso. Para poder hacer estas comparaciones es útil conservar los tiquetes de las compras.

Si se tiene deuda en diversas tiendas, debe tratar de abordar primero los créditos más comprometidos y llevar un presupuesto para observar si se cuenta con un ingreso adicional para ocuparlo en la deuda. También debe ver si en un futuro cercano se le avecinan gastos y pagos en otros rubros, para saber que no se podrán tomar en cuenta esas cantidades a la hora de sanear su deuda con la tienda.

REPERCUSIONES DE NO PAGAR

No pagar siempre tiene consecuencias. Aunque los créditos departamentales soliciten menos requisitos que los bancarios para su apertura y no estén regulados por las autoridades del sistema financiero, no pagarlos puede afectar severamente a la calificación crediticia de una persona, pues intercambian información con el Buró de Crédito.

“Muchos abusan de ese crédito, y a la hora de pagar no pueden o no quieren porque no hicieron una previsión de lo que iban a necesitar. Hay que tomar en cuenta que lo que se saca a crédito se tiene que devolver”, comentó a propósito Salas.

Tener un mal manejo de la deuda en una tienda puede implicar que en un futuro, conforme realice su plan de vida, las instituciones financieras duden en quererle prestar para un crédito automotriz o hipotecario.

Con una mala nota en el Buró de Crédito, ya no sería sujeto de crédito tan fácilmente, finalizó Salas.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Javier Rendón González / El Economista