¿Banco 
o sofipo?

Foto: Shutterstock

Los Especialistas siempre aconsejan que invierta su dinero, pues tenerlo guardado bajo el colchón no le ayudará en nada; por el contrario, si lo pone a trabajar no sólo estará seguro, sino que también puede crecer. Sin embargo, en dónde conviene ponerlo es el gran dilema. Algunas opciones son los bancos y las sofipos. Entérese de los pros y contras de cada uno.

Oliver Ambía, director de la licenciatura en Administración Financiera del Tecnológico de Monterrey campus Santa Fe, destacó que dependerá de su actividad económica preponderante la decisión de en cuál de las dos opciones invertir, pues puede resultarle más fácil acceder a una sofipo que a un banco o viceversa.

“Para elegir entre ellas compare tasas de interés, pero sea mesurado en su decisión, pues recuerde que no todo lo que brilla es oro y además, considere todos los aspectos adicionales (tales como comisiones, servicios de Internet, cercanía, etcétera)”, aconsejó.

Gerardo Aparicio, director de la licenciatura en Finanzas de la Universidad Panamericana, destacó que en ambos casos debe buscar que sean instituciones reconocidas por las autoridades, y que estén debidamente reguladas. Tome en cuenta que el grado de confianza no puede ir más allá de lo que el fondo le otorgue. “Sus necesidades serán las que determinen qué tipo entidad le conviene más”.

Consideró que, si evalúa, ambas son complementarias, pues hay a quienes les conviene más una que otra. Recuerde que “el sol sale para todos”.

SOFIPOS

Para quienes tengan un nivel amplio de tolerancia al riesgo en sus inversiones, poner su dinero en estas sociedades es buena opción. De acuerdo con Oliver Ambía, director de la licenciatura en Administración Financiera del Tecnológico de Monterrey campus Santa Fe, si bien es cierto que las sociedades financieras populares (sofipos) pagan mayores rendimientos que un instrumento bancario, ello se equilibra con el nivel de riesgo que adquiere, pues el grado de falta de institucionalidad o infraestructura que pueden tener hace volátil la estabilidad de su dinero.

Si usted es joven y tiene mucho que recorrer en cuanto a su vida laboral, puede tener un nivel de tolerancia al riesgo alto, por lo que invertir en una sofipo podría resultarle atractivo.

La velocidad en transacciones o decisiones es más rápida en las sofipos que en la banca; lo anterior hace que la entrada o salida de su dinero en la institución sea mucho más ágil.

Gerardo Aparicio, director de la licenciatura en Finanzas de la Universidad Panamericana, consideró que una ventaja es que en ocasiones hay lugares en donde los bancos aún no han llegado, pero las sociedades financieras populares podrían sí tener presencia en dicha zona.

Afirmó que pese a que en ambas opciones puede tener acceso a ellas desde 5,000 o 10,000 pesos —debido a los rendimientos netos que pueden generarle cada una— invertir en una sofipo podría resultar más atractivo para quienes aún no tienen grandes recursos y esperan mayores plusvalías.

Destacó que entre sus desventajas está que debido al bajo conocimiento que hay sobre las sofipos, se vuelve un problema elegirlas y podría terminar con una que le deje un mal sabor de boca: la probabilidad de que estas entidades puedan quebrar es mayor a que se suscite la quiebra de un banco.

BANCOS

Si usted ya está en una etapa de su vida en la cual no cuenta con gastos fuertes y quiere poner a trabajar su dinero, pero con la mayor certeza y certidumbre posibles, Oliver Ambía, director de la licenciatura en Administración Financiera del Tecnológico de Monterrey campus Santa Fe, afirmó que le conviene más acercarse a los productos bancarios, pues aunque su tasa de rendimiento es baja, le darán seguridad a su dinero.

Por otro lado, en los bancos el seguro de ahorro wdel Instituto para la Protección al Ahorro Bancario protege hasta 400,000 Udis, es decir, aproximadamente 2 millones 115,110 pesos de lo que se pueda tener en un banco. Sin embargo, si su ahorro está en una sofipo, la cantidad que tiene protegida sólo equivale a 131,500 pesos.

Un punto a favor de estas entidades, afirmó, es la accesibilidad que usted puede tener por su gran cobertura geográfica, pues los grandes bancos pueden estar ubicados cerca de su oficina, su casa o incluso pueden estar cerca de donde se hospede en sus vacaciones. En el caso de las sofipos, hay algunas que sólo son regionales, por lo que tener acceso a su dinero en otros lados puede ser difícil.

Gerardo Aparicio, director de la licenciatura en Finanzas de la Universidad Panamericana, consideró que su mayor ventaja es que los bancos estarán siempre plenamente reconocidos y que la cantidad de productos y servicios que le ofrecen es mucho mayor.

Aconsejó que entre más crezca su capital de inversión debe considerar poner su dinero en un banco, pues en la medida en que su capital sea mayor tendrá la necesidad de hacer operaciones más estructuradas o compuestas, y en eso la banca es rey.

Entre sus desventajas están el costo que puede tener el acceso a un producto y que el servicio que brinda es más generalizado que en las sofipos.

acv

CRÉDITO: 
Yael Córdova / El Economista