Ahorra en el monitoreo de tu salud

Foto: Shutterstock

Para evitarse problemas de salud es necesario que mantenga monitoreado su estado constantemente; sin embargo, el gasto que esto implica en ocasiones lo puede hacer desistir de esta necesidad, ¿sabía que una aseguradora le puede ayudar a ahorrar en este sentido por medio de un seguro de salud?

Edgar Karam, director comercial de Seguros Bancomer, explicó que los seguros de salud son productos que tienen como fin la prevención de su salud, de tal manera que prevenga algún padecimiento que le genere desembolsos sustanciosos.

Según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2012 (ENIGH) del Inegi, los hogares que gastan en consultas con médicos generales y especialistas destinan en promedio 439 pesos al mes a este rubro y 339 pesos en análisis clínicos y estudios médicos.

La diferencia entre esta protección y un seguro de gastos médicos mayores es que éstos últimos son coberturas que se reactivan cuando padece alguna enfermedad.

AXA Seguros añadió que esta protección busca evitar enfermedades y detener la progresión de procesos patológicos, por lo que este seguro ofrece la prestación de servicios dirigidos a la realización de acciones terapéuticas y de rehabilitación necesarias para la recuperación de la salud.

“El seguro de salud tiene como principal objetivo brindar cobertura y asistencia al paciente para prevenir las enfermedades y restablecer la salud, cuando ésta se ha perdido como consecuencia de alguna de ellas”, detalló.

COBERTURAS QUE AYUDAN A PREVENIR

De acuerdo con el actuario Rafael Morfín, miembro del consejo directivo de la Asociación Mexicana de Agentes de Seguros y Fianzas (AMASFAC), estos seguros cubren gastos como consultas de primer contacto, consultas con especialistas y estudios de laboratorio y gabinete. En otros casos estos seguros también llegan a pagar medicinas.

La Procuraduría Federal del Consumidor explicó que la medicina de primer contacto está considerada dentro de las especialidades básicas para el mantenimiento de la salud, como son: medicina general, pediatría y ginecobstetricia.

Afirmó que normalmente las consultas y estudios se cubren directamente con la red de prestadores de servicios que le brinda una aseguradora, “si el consumidor acude a un proveedor distinto a los incluidos en la red médica, la aseguradora no paga las consultas ni los estudios, o sólo cubren una cantidad fija reducida de éstos”.

Los seguros de salud deberían de proliferar mucho más en nuestro país, pero su demanda es poca por la reducida oferta que el consumidor tiene, afirmó Edgar Karam.

Añadió que otro motivo por el cual se contrata muy poco es que las personas sólo recurren a un médico cuando están enfermas y pierden de vista que si tuvieran la ayuda de una medicina preventiva -que tenga monitoreado su estado de salud- los padecimientos que puede sufrir en un futuro serían menos o no tan graves.

LO QUE HAY QUE TENER EN LA MIRA

Recomendó que antes de contratar se fije en qué coberturas tiene, si cubre hospitalización, descuentos en farmacias, y a qué tipo de consultas tiene acceso y por cuánto dinero lo ampara; además revise si tiene deducible y coaseguro, pues estos términos se refieren a cantidades extras que debe pagar.

La Profeco advirtió que en todos los servicios que se prestan existe una cantidad a cargo del asegurado, llamada copago, la cual debe estipularse en la póliza. Dicha cantidad varía en función del plan contratado y del servicio que vaya a recibir.

También existen otros proveedores que ofrecen tarjetas de descuentos en servicios de salud, que no son propiamente un seguro, pero ofrecen acceso a redes de proveedores afiliados con descuentos importantes.

No existe una cantidad promedio de lo que deberá pagar por esta póliza, pues ello depende de factores como: su edad, género, las coberturas que desea tener y la aseguradora que elija, entre otros. Por ejemplo: Bancomer tiene un seguro que cubre hasta 25 padecimientos graves con una suma asegurada de 300,000 pesos, éste puede costarle a una persona de 18 a 35 años 3,500 pesos al año. Recuerde que las aseguradoras cada año pueden cambiar las tarifas de contratación.

“Este producto trata de ayudar a su bolsillo pues con él una consulta podría costarle sólo 200 pesos, en vez de lo que se paga tradicionalmente, que son casi 800 pesos; y estudios de 1,500 pesos pueden costarle hasta 50% menos”, afirmó Edgar Karam.

Es importante destacar que contar con un seguro de salud (por su naturaleza de sólo ser preventivo) no es suficiente para que usted esté blindado económicamente contra imprevistos médicos.

ANTES DE FIRMAR

Verificar que la póliza que está contratando es la mejor para usted es muy importante y sencillo. Vaya a la segura y siga los consejos de especialistas.

  • Puede tener exclusiones. Es recomendable que lea perfectamente su contrato en cuanto se lo entreguen.
  • Evalúe si la red de doctores, farmacias y laboratorios que tiene es de su agrado.
  • Al momento de contratar, evalúe si requiere o no las coberturas que le ofrece. Eliminar algunas innecesarias puede generarle un ahorro.
  • Compare varios productos antes de decidirse; pese a que hay poca oferta puede haber un producto que le sirva perfectamente.
  • Antes de contratar infórmese sobre el costo del coaseguro o del copago. Si son muy elevados tal vez no convenga dicha póliza.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Yael Córdova / El Economista