María Patrona, una marca que impone moda

Foto: El Economista/Mario Hernández

Las bolsas que conjugan la artesanía mexicana con el estilo europeo

Tras 10 años de vivir en Europa y tener la oportunidad de conocer la industria de la moda de la mano de los expertos, Raúl Escobedo, joven de 29 años, regresó a México con la idea de crear un producto que reflejara el orgullo de ser mexicano, que reconociera el talento de la mano de obra de las artesanas de su país y que las colocara en los primeros lugares a nivel mundial.

Con el apoyo de un asesor financiero y el respaldo económico de su padre, Raúl Escobedo creó María Patrona, una empresa que desde el 2012 se dedica a la producción de bolsas de piel.

Los productos que ofrece la empresa son hechos a mano, por lo que el proceso de elaboración de una sola pieza requiere de aproximadamente 22 días. Los materiales que se utilizan son de origen italiano y mexicano; la piel está curtida por expertos del país europeo, mientras que los bordados son confeccionados por artesanas de Hidalgo, Oaxaca y Chiapas.

El nombre de la empresa es una combinación de palabras: “María nace por mi bisabuela, mis abuelas y mi madre que comparten el nombre; mientras que Patrona está inspirado en la época del Porfiriato, cuando el término era utilizado para dirigirse a las esposas de los hacendados que se caracterizaban por su fuerza, poder y estatus”, explicó Raúl en entrevista.

La empresa les otorga a las artesanas que participan en el proceso de elaboración 3% del monto percibido por venta de cada una de los artículos. Además, Escobedo busca establecer alianzas con médicos que les brinden para mejorar su calidad de vida.

María Patrona produce alrededor de 25 bolsas al mes, las cuales se encuentran disponibles en tiendas de la ciudad de México, Guanajuato, Oaxaca, Tijuana, Sinaloa, Veracruz, Baja California y Tabasco. Sin embargo, Raúl pretende que las piezas sean comercializadas en países como Francia e Italia.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López