¿Cómo saber si seré buen emprendedor?

Definitivamente ninguno de los emprendedores pudo saber desde el inicio si sería un ejemplo a seguir, ni siquiera los más experimentados. Probablemente creas que se trata de una ruleta en dónde dependerá de la suerte si consigues el éxito o no. Lo cierto es que necesitas trabajo, visión y perseverancia.

Emprender es una labor que toma tiempo, esfuerzo y dinero, además, es cierto que, si cuentas con algunas habilidades el proceso puede resultar mucho más fácil. Algunos afirman que se nace con ese espíritu; sin embargo, todo depende del momento y situación que se presente en tu vida.

Por otro lado, he visto que tener las habilidades natas facilita el camino. Cualquiera puede ser un buen emprendedor siempre y cuando que se comprometa y rompa paradigmas. Si no tienes todas las habilidades, constrúyelas y perfecciona las que tienes, si no cuentas con todos los conocimientos, apréndelos. Eso también es parte del proceso y espíritu que se necesita. Buscar el terreno, sembrar y cuidar para después cosechar los frutos de tu esfuerzo.

¿Eres realista?

A todos nos encanta soñar e imaginar que nuestro proyecto va a consolidar rápida y escalablemente; pero el emprender requiere realismo. Tienes que tener los pies sobre la tierra y saber perfectamente con los recursos que cuentas, no solamente monetarios, también tus habilidades, conocimientos y sobretodo tiempo disponible. Así podrás enfocarte con certeza en lo que te hace falta.

¿El liderazgo está en ti?

Sin duda es una habilidad que está en nosotros, no te preocupes, con el tiempo podrás desarrollarla a la perfección. Realmente es indispensable, llegará el momento en que tengas de estar al frente de un equipo, saber llevarlo y tomar las mejores decisiones. Tú serás la cabeza, quien debe tener más conocimiento e interés por tu proyecto y así contagiar esa motivación.

¿Te consideras optimista?

Puede parecer que este punto se contrapone con ser realista, pero hay que buscar el equilibrio, si debes ser realista, pero el optimismo es necesario cuando te encuentres con algún obstáculo, te da el impulso cuando estás pensando en abandonar todo o incluso sólo la idea de comenzar a emprender. Siempre hay una solución para los problemas y deberás buscarla en todo momento, por difícil que parezca. Dale la vuelta a las dificultades y reinvéntate en el camino.

¿Tienes compromiso y profesionalismo?

Debes llevar el compromiso en todos los niveles, contigo, con las metas y tiempos que estableciste sin quitar el enfoque del objetivo principal.

El profesionalismo no debes descuidarlo, habrá momentos en que tus socios, proveedores o tu equipo tengan ideas diferentes, saber negociar y escuchar deben ser las principales acciones que te rijan, así evitarás tomar malas decisiones aclarando malentendidos.

Habrá un momento en el que con toda sinceridad deberás asumir que algunos roles ya no puedes trabajarlos, busca a las personas capacitadas para que puedas centrarte en otras operaciones que también son importantes. La importancia de delegar funciones es vital para el crecimiento del negocio.

¿Buscas formas de superarte?

Cuando todo va avanzando de manera óptima y los resultados son los esperados, puede aparecer la peligrosa zona de confort. Un emprendedor jamás debe pasar por ahí. Aunque tu proyecto esté rindiendo los frutos que esperabas, no te permitas descansar, siempre ve por más y reinvéntate en el camino, siempre habrá qué mejorar y optimizar.

Siempre habrá muchas áreas en las que puedes seguir mejorando, desde el producto o servicio, la capacitación del equipo, conocimientos, actualización, conocimiento del mercado, búsqueda de nuevos clientes, etc.

¿La fortaleza está en tu espíritu?

Seguramente te encontrarás con obstáculos que parecen imposibles de superar, momentos críticos que requieren acciones decisivas o en ocasiones errores que crees que pudiste evitar. Es parte del proceso de aprendizaje, debes de entender que el que se equivoca avanza y tiene mayores posibilidades de perfeccionar su negocio. No te detengas y busca la manera de darle la vuelta a los inconvenientes que se te presenten.

Mantén la ecuanimidad del equipo, ya sean socios o colaboradores del día a día, evita el desinterés y hazles notar la importancia de su trabajo y la toma de decisiones en las que están involucrados. No te preocupes y ocúpate de cualquier inquietud que pueda favorecer al negocio. Para mantener la fidelidad con tus clientes ofrece beneficios exclusivos, con precio competitivo y lo más importante, una extraordinaria atención al cliente.

Si tienes un sueño, ve por él. No tener las habilidades necesarias no debe ser un factor que te desanime, creo también que algunas de ellas se van perfeccionando, adquiriendo o desarrollando a través de la experiencia. Una de las claves más importantes es tener pasión en tu proyecto, si la tienes no habrá nada que te detenga, es el motor más importante para conseguir lo que uno se propone.

La perseverancia es otra clave que te permite no tirar la toalla en los momentos de mayor adversidad, buscar alternativas si te encuentras algún obstáculo en el camino.

La guía para saber si serás un buen emprendedor no existe, lo que sí está en tus manos es ir construyendo un cimiento sólido no importando si te tienes errores, lo relevante es darles solución de manera oportuna para cumplir las expectativas de propios y extraños.

Imagen: