Cómo afrontar la nueva demanda de habilidades ante la automatización

Un análisis de la Universidad de Oxford aseguró que 47% de los empleos en Estados Unidos podría desaparecer en los próximos 10 a 20 años, por los procesos de automatización y digitalización. Asimismo, expertos señalan que la escasez de personal calificado a nivel mundial puede disminuir próximamente ante el aumento de esta automatización junto con la robótica, que están teniendo un gran impacto en el mercado laboral.

El Foro Económico Mundial de Davos (WEF, por sus siglas en inglés) informa que la introducción de los robots desafiará a los empleos poco cualificados o repetitivos, mientras que las profesiones más creativas podrían estar a salvo. Estudios del WEF estiman que para el año 2022 la llamada Revolución 4.0 podría acabar con 5 millones de puestos de trabajos en los países más industrializados del mundo y estima que cerca del 52% de las labores actuales serán desempeñadas por una máquina, en comparación al 29% de hoy en día.

Ante este panorama una encuesta realizada por OCCMundial el año pasado, reveló que 6 de cada 10 profesionistas mexicanos tienen perspectivas positivas y optimistas ante dicha tendencia porque la consideran una buena oportunidad para agilizar los procesos dentro de las empresas, demandará habilidades nuevas en el personal y causará que el talento humano evolucione para lograr un equilibrio entre personas y tecnología.

El reto está en la necesidad de que los empleados se renueven y adquieran habilidades creativas e intelectuales que difícilmente podrán ser remplazadas por la automatización.

Por lo anterior, las empresas deben de estar preparadas para aprovechar y enfrentar el desafío tecnológico para el desarrollo de su negocio, pero también en apoyar a sus empleados para que continúen destacándose en el mercado. Aquí algunas recomendaciones:

  1. Invertir en capacitación y educación. Los negocios tienen que invertir para asegurarse de que sus empleados tengan las habilidades de cara al futuro. Y no estamos hablando solamente de nuevas habilidades digitales -como la codificación, programación, informática y análisis de datos- aunque éstas son de importancia crítica. Se trata también de las llamadas competencias soft, incluyendo la resolución de problemas, la comunicación y la negociación, que son muy valoradas por las empresas. Esta formación debe aplicarse en todos los niveles de la organización, desde jóvenes recién egresados, mandos medios y trabajadores de mayor experiencia, edad y jerarquía.
  2. Impulsar el desarrollo de competencias insustituibles. El pensamiento crítico, la creatividad, la inteligencia emocional, flexibilidad cognitiva, liderazgo y habilidades para negociar, son algunas de las competencias que responderán a los nuevos retos del mercado y éstas no podrán ser sustituidas por la inteligencia artificial.
  3. Aprovechar las herramientas digitales. Los negocios poco a poco tienen que digitalizarse, todos los días se crean nuevas tecnologías que permiten eficientizar procesos dentro de las empresas, lo que influye directamente en la productividad y competitividad de las mismas. Tecnología como el Reclutamiento 3.0 o Reclutamiento Móvil está basado en la búsqueda y gestión de talento humano por medio de dispositivos móviles, lo que facilita los procesos de selección, ya que permite desde publicar vacantes en bolsas de trabajo en línea hasta buscar información en redes sociales para conocer el perfil de los candidatos, entre otras cosas.

Es momento de que todos hagamos un análisis de nuestras habilidades y pongamos en marcha acciones para evolucionar, ya que los beneficiados de esta revolución serán quienes sean capaces de innovar y adaptarse y esto se puede hacer y complementar no sólo con la experiencia laboral sino con el aprendizaje constante.

Las empresas deben de apostar al desarrollo del talento humano como pilar de su crecimiento y motivarlos a desear aprender nuevas habilidades para que permanezcan competitivos en el mercado.