Kubo comienza a operar como sofipo

Vicente Fenoll, director general de Kubo Financiero. Foto: El Economista

De ratificarse los cambios en reforma financiera, podrá obtener fondeo de la banca de desarrollo

Desde hace una semana, Kubo ya opera como sociedad financiera popular (sofipo). Aunque la autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) la obtuvo desde abril pasado, tuvieron que cumplirse antes ciertos procesos ante el órgano regulador.

Ello le permitirá a esta entidad financiera (creada en julio del 2012), entre otras cosas, captar recursos. Su director general, Vicente Fenoll, aclara que no será la captación tradicional en la que un ahorrador o inversionista ingresa su dinero a cierto plazo y se le da un rendimiento.

“(Acá) los inversionistas entran (a la plataforma de Internet de Kubo) y seleccionan los proyectos (en los que quieren ocupar su dinero) a través de la metodología de peer to peer lending (modelo en el que coinciden solicitantes y facilitadores de crédito). Éste construirá un portafolio de proyectos en los que invierte pequeñas fracciones en cada uno y ello le permite generar mejores rendimientos comparado con el resto de las instituciones del sector financiero”, detalla.

Kubo Financiero utiliza un modelo innovador en México para dar créditos: en su sitio de Internet ingresan los solicitantes de crédito, lo mismo que posibles inversionistas. Tras un riguroso proceso de selección, se autoriza o no el financiamiento fondeado por éstos últimos. Hasta antes de operar como sofipo, los préstamos eran fondeados con recursos propios o con recursos de organismos internacionales.

Otros de los beneficios que obtendrá Kubo como sofipo, en caso de ratificarse la reforma financiera en el Senado, es operar a través de corresponsales, por telefonía celular, obtener fondeo de la banca de desarrollo y de otras instituciones, además de ofrecer otros servicios como seguros.

Vicente Fenoll expresa que esta nueva sofipo utiliza también un sofisticado modelo de análisis de riesgo entre sus clientes, lo que le valió, en parte, que la CNBV le diera autorización para operar como entidad regulada y autorizada.

Kubo tiene algoritmos matemáticos que permiten validar el perfil de riesgo del solicitante a través del Buró y Círculo de Crédito; pero además, con la información que nos da a través de su portal; de su actividad de negocios, personales y familiares, determinamos su solvencia moral y su capacidad de pago”, añade.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Juárez, El Economista