Cae confianza del consumidor en septiembre

Foto: Archivo/El Economista

Tras dos crecimientos mensuales, el ICC disminuyó 2.06 por ciento

Después de hilar dos crecimientos mensuales, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) cayó 2.06% en septiembre del 2013, en relación con el mes precedente, al pasar de 95.8 a 93.9 puntos, de acuerdo con cifras desestacionalizadas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Así, durante el año en curso, el índice, medido en conjunto por INEGI y Banco de México, sólo ha presentado tres variaciones positivas, en abril, julio y agosto, de 0.74, 2.18 y 0.74%, respectivamente.

De los cinco componentes que lo integran, en series desestacionalizadas, únicamente el indicador que evalúa la situación económica futura de los integrantes del hogar registró un crecimiento a tasa mensual de 0.56%, que significó el tercer incremento consecutivo.

Mientras el descenso más pronunciado se presentó en el componente que muestra la situación económica actual de los miembros del hogar, frente a la que tenían hace un año, con 3.48% (después de dos alzas seguidas).

Por su parte, el rubro que se refiere a la situación económica actual del país, comparada con la que prevaleció hace 12 meses, bajó 3.18%, por lo que fue la segunda caída consecutiva.

En tanto, el indicador que mide las expectativas sobre la condición económica del país dentro de un año, en relación con la situación actual, se desplomó, a tasa mensual, 1.59%, tras crecer dos meses consecutivos.

El componente que se refiere a las posibilidades actuales por parte de los integrantes del hogar para realizar compras de bienes durables (como muebles, televisor, lavadora y otros aparatos electrodomésticos), respecto de las de hace un año, descendió 0.91% (segunda variación negativa sucesiva).

Eduardo González, coordinador de Estudios Económicos de Grupo Financiero Banamex, destacó que la variación negativa del ICC a tasa mensual se debió, entre otros factores, a que los indicadores de la economía mexicana no han podido consolidar una tendencia, así como al deterioro en las expectativas de crecimiento (recientemente, los especialistas del sector privado consultados cada mes por el Banco de México, bajaron de 1.78 a 1.43% la perspectiva del PIB anual para 2013).

Asimismo, agregó que el consumo privado está estancado desde hace un año, y que los dos anteriores crecimientos mensuales fueron, posiblemente, porque la inflación anual estaba cayendo, lo que incrementó el ánimo de los consumidores mexicanos. Por otro lado, la previsión del grupo financiero, en cifras desestacionalizadas, fue más baja de lo que ocurrió (0.1 contra -2.1 por ciento).

Alza anualizada

A pesar de que, en cifras originales, la confianza de los consumidores del país varió 0.07% a tasa anual, después de registrar cinco caídas consecutivas, representó el crecimiento más bajo en lo que va del año.

En lo que concierne a los componentes del índice, la caída anual más fuerte se presentó en la percepción de los consumidores sobre la situación económica dentro de 12 meses, en relación a la actual, con 4.39 por ciento.

En sentido contrario, el indicador que manifestó el incremento más alto en el noveno mes del año fue el que reporta las posibilidades actuales de los miembros del hogar para comprar bienes durables, con 6.28 por ciento.

[email protected]

CRÉDITO: 
Rodrigo A. Rosales, El Economista