Aumenta el número de socaps autorizadas

Foto: Archivo/El Economista

La CNBV asegura que hoy día hay 4.4 millones de socios beneficiados

Con la autorización de cada vez más sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps), por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), aumenta el número de personas en el país que utiliza servicios financieros formales, lo que les permite tener una mayor garantía de que no serán víctimas de fraudes.

De diciembre del 2012 a la fecha, la CNBV ha autorizado 50 socaps más, por lo que actualmente llegan a 119 entidades debidamente avaladas y supervisadas por la autoridad.

Consecuencia de ello es que el número de socios que utiliza cooperativas de ahorro y préstamo formales ha crecido en cerca de 800,000 en este lapso, pues mientras al cierre del 2012 había 69 entidades de este tipo que atendían a 3.6 millones de personas, hoy la cifra asciende a alrededor de 
4.4 millones, según el mismo órgano regulador.

Caja Popular Mexicana es la cooperativa de este tipo que más personas atiende. A marzo pasado, contaba con más de 1.7 millones de socios. A ésta, le seguían, aunque muy abajo, Caja Morelia Valladolid, con 360,000; Coopdesarrollo, con 116,219 socios, y Caja Real del Potosí, 110,410 personas.

Cobertura del ahorro

Tanto la CNBV como la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) coinciden en que el uso de socaps reguladas es lo más recomendable, toda vez que están bien identificadas y pueden evitar la pérdida de sus ahorros y patrimonio, pues solamente estas entidades cuentan con un seguro que cubre el dinero de los usuarios. La cobertura por ahorradores hasta por 25,000 Unidades de Inversión (udis), que a la fecha equivalen a cerca de 125,000 pesos.

En este sentido, la Condusef sugiere que quienes estén interesados en recurrir a los servicios financieros de alguna socap consulten el padrón de las entidades que ya están autorizadas y, por lo tanto, supervisadas en los sitios de Internet de la dependencia, de la CNBV y en el del Fondo de Supervisión Auxiliar del sector (Focoop).

Y es que aunque 119 socaps ya operan debidamente regularizadas, hay otras 142 que están en proceso de análisis para determinar si se les da o no luz verde; 50 más que ya no operarán por problemas de liquidez y poco más de 300 de nivel básico, es decir, que no requieren autorización para funcionar. Ninguna de las que encajan en estas tres últimas categorías son recomendadas por la autoridad, además de que no cuentan con el referido fondo de protección.

Pese a ello, ha habido casos en los que malos manejos han derivado en quiebras. Tal es el caso de la Caja Crescencio A. Cruz, con operación en el sureste mexicano, a la que apenas la CNBV le revocó la autorización. Por fortuna, los aproximadamente 30,000 socios de esta fallida exsocap ya comenzaron a ser rescatados por la Caja Popular Mexicana

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Juárez, El Economista