Remuneración, clave para retener ejecutivos

Foto: Archivo./ elempresario.mx

Existe alta demanda por este tipo de trabajadores en el sector financiero; la diferencia entre iniciativa pública y privada son los resultados, considera especialista.

La contratación de talento a niveles ejecutivos y gerenciales de sectores como la banca y servicios financieros son cada vez más competitivos, motivo por el que la remuneración resulta un factor fundamental en la estrategia de la mayoría de las empresas.

La competencia por el talento en este sector lleva a conformar esquemas de compensaciones con ingresos que van desde los 480,000 y 3 millones de pesos anuales, a los que se suman bonos por utilidades, gastos médicos mayores y subsidios para maestrías, entre otros.

De acuerdo con el estudio de remuneración 2010 de Michael Page México, el sector financiero mexicano ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años, es más competitivo y con una creciente demanda por la contratación, lo que ha desarrollado un interés por la retención de excelentes profesionales.

Menciona que los buenos candidatos están bien pagados y reciben ofertas de compañías de manera frecuente.

Compensaciones, importan los resultados

Las compensaciones de los altos ejecutivos de la iniciativa privada (IP) distan mucho de las que se otorgan en el sector público. En principio, los de la IP las tienen ligadas a los resultados, así los ejecutivos deben cumplir con metas específicas para tener acceso a los bonos adicionales que le otorgue la organización.

“Un ejecutivo se contrata con una empresa y parte importante de su compensación será ese bono, que se va a ofrecer porque se den los resultados que la empresa requiere. Mientras en el sector gobierno sabemos que, por ejemplo, si las paraestatales hacen dinero o sus resultados son deficitarios con respecto a lo que pueden producir, no importa si son sueldos establecidos de acuerdo con sus niveles”, dijo en entrevista Roberto Arroyo, director general de Aon Consulting.

Al respecto, Pedro Borda, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas en Recursos Humanos, comentó que es un mito la diferencia salarial entre ejecutivos del sector privado con el público, ya que este último “tiene un salario base que siempre va acompañado de bonos adicionales”, la diferencia estriba en la manera cómo se otorgan, porque en el sector privado los resultados son fundamentales.

CRÉDITO: 
María del Pilar Martínez