Pymes se benefician de la Norma 29

Foto: Archivo./ elempresario.mx

Negocios incrementarían sus ventas 30%.

Un considerable aumento en ventas, incremento de la planta laboral, así como evitar el cierre de los pequeños comercios son algunos de los beneficios que traerá la puesta en marcha de la Norma 29, consideraron líderes empresariales.

Con esta iniciativa, que regula la apertura de centros comerciales y tiendas de conveniencia en un año, Juan José Rosas Uribe, presidente de la Cámara de Comercio Servicios y Turismo en pequeño de la ciudad de México (Canacope-Servytur), previó el aumento en ventas de por lo menos 3,000 comercios afiliados a su organismo.

“Farmacias, ferreterías, boneterías, tiendas de abarrotes, establecimientos de telefonía celular, panificadoras, entre otros tienen que competir con prácticas comerciales desleales de los grandes establecimientos y al evitar esas prácticas incrementarán sus ventas hasta en 30%”, detalló el Presidente de la Canacope-Servytur.

Sostuvo que la puesta en marcha de esta Norma en la ciudad de México contribuye a evitar el cierre de establecimientos y la pérdida del número y la calidad de plazas laborales.

“Cada tienda de conveniencia que abre afecta a cuatro tiendas de abarrotes a su alrededor, ya sea con la disminución de ventas o propiciando el cierre, también actúa negativamente en 12 plazas laborales, las cuales desaparecen o registran un descenso en su valor”, aseveró Rosas Uribe.

Abarroteros la aprueban

La medida ayudará a la preservación de la planta laboral en la industria abarrotera, en donde actualmente hay 3 millones de empleos asociados a la actividad, enfatizó Iñaki Landáburu, representante en el Distrito Federal del Instituto para el Desarrollo Estratégico del Detallista Independiente.

“La Norma permitiría la conservación de 600,000 puntos de venta en el sector abarrotero, que no estarían siendo afectados por competir con centros comerciales o tiendas de conveniencia”, sostuvo.

Puso en relieve que la Norma 29, en los próximos años, permitiría que el sector abarrotero crezca en porcentajes mayores a 6%, crecimiento que tuvo el año pasado, así también contribuirá a detener la pérdida del empleo en distintas actividades comerciales.

“Por cada ocupación que genera un centro comercial desaparecen 2.5 empleos en negocios aledaños”, sostuvo Landáburu, también director de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas.

Panificadores dicen “sí”

Por su parte, Leopoldo González, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa), explicó que esta disposición oficial contribuirá a la subsistencia del empleo en ese sector, donde hay 40,000 panificadoras, de las cuales 99% es pyme.

Hizo énfasis en que esta nueva reglamentación no sólo ayudaría a que 400,000 empleos directos asociados al sector continúen vigentes, sino que permitirá un crecimiento de la planta laboral formal.

“Estas prácticas no sólo ayudan a la conservación del empleo, si son implementadas de manera oportuna, las ocupaciones laborales en esta industria tendrían crecimientos por lo menos de 5% en los siguientes años”, pronosticó Leopoldo González.

El líder empresarial detalló que esta disposición es el inicio de la implementación de prácticas comerciales internacionales, las cuales incentivan el mercado interno como ocurren en la mayoría de los países europeos.

“En países como Italia la implementación de normas similares ha permitido la permanencia de las pymes y empresas familiares en distintas industrias”, indicó.

Los supermercados son aliados

A siete años de la apertura de cuatro tiendas de autoservicio en diferentes zonas, el comercio tradicional se incrementó en 116% debido a que se abrieron 2,075 nuevos establecimientos en total.

Vicente Yáñez, presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales, afirmó que la apertura de tiendas de autoservicio representa una oportunidad para las zonas de influencia.

“No se puede negar que algunos giros tienen que cambiar, pero existen alternativas muy rentables como autolavados o estacionamientos”, dijo. Sin embargo, existen negocios que para subsistir deben cambiar de giro ante la competencia de este tipo de cadenas que, frente al volumen de ventas, tienen la capacidad de ofrecer precios más competitivos.

De acuerdo con un estudio, los giros con permanencia incierta son las papelerías, tortillerías, panaderías y estéticas. La lista de los que permanecen se integra de tiendas abarrotes, carnicerías y pollerías.

[email protected]

CRÉDITO: 
Alberto Moreno y Lilia González, El Economista