En Puebla, tercer Fab Lab del país

Foto: Especial

Puebla.- La Universidad Iberoamericana de Puebla cuenta con un Fab Lab, espacio en donde los jóvenes emprendedores pueden convertir sus ideas en nuevos productos y prototipos, mediante el acceso a equipos de manufactura digital de tecnología avanzada.

Aristarco Cortés, coordinador de Proyectos del Instituto de Diseño e Innovación Tecnológica (IDIT), explicó que éste es un espacio con maquinarias básica de control numérico, donde se puede hacer casi cualquier cosa y de cualquier material, ya que se cuentan con todo tipo de cortadoras, láser, routers e impresoras en 3D.

En entrevista con Notimex, dio a conocer que esta idea es del inventor y científico Neil Gershenfeld, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, con el objetivo de proveer el ecosistema, destrezas, materiales avanzados y tecnologías, para hacer cosas de manera barata y rápida en cualquier parte del mundo.

El Fab Lab Puebla surgió hace poco más de dos años, pero fue en 2014 cuando se consolidó la idea, y se concretó cuando se insertaron los laboratorios puramente académicos de la Ibero Puebla en un ambiente colaborativo con las Pymes y los emprendedores, para la creación de valor compartido con la sociedad.

“Este concepto se está generalizando, el año pasado se tenía un registro de 340 Fab Labs en todo el mundo, pero a la fecha, se tiene ya un conteo de 700”, comentó.

Añadió que en México sólo se cuenta con tres Fab Lab, uno se ubica en la Ciudad de México, otro en Monterrey, pero el de Puebla es el único que está en una universidad y es el más grande de los laboratorios.

El encargado del IDIT informó que en dicho espacio se imparten cursos, algunos gratuitos y otros con una cuota de 100 pesos, para que los asistentes aprendan a hacer los planos del objeto que deseen realizar, o por lo menos aterrizar la idea de lo que se desean crear.

Señaló que el único requisito para asistir al taller es querer hacer las cosas, pues los alumnos que asisten a los cursos van desde los 12 a los 75 años de edad.

Respecto al trabajo social de Fab Lab, dijo que asesoraron a un grupo de 70 artesanos del Barrio de Analco de esta ciudad, quienes ya aprobaron el curso sobre cómo diseñar una pieza y también aprendieron a usar el autocad (programa de diseño).

Todos ellos, sostuvo, terminaron el taller para aprender a diseñar sus propias creaciones, cortar, utilizar resinas y otros materiales, de manera que sus productos tengan un mayor valor agregado.

“No necesitamos un artesano que esté cortando por horas y horas; lo que necesitamos es un artesano que tenga un buen diseño y que se dedique a comercializar, mientras una máquina le hace el trabajo”, indicó.

Cortés mencionó que lo que más ha costado trabajo es hacerle entender a la gente lo qué es el Fab Lab, porque aún no comprenden lo que pueden hacer, “en consecuencia, muchos posibles emprendedores están aún sin conocer los alcances de su creatividad e innovación”.

De esta manera, dijo, el Fab Lab Puebla cierra el círculo de servicios del Instituto de Diseño e Innovación Tecnológica de la Ibero Puebla, del que forma parte, y fortalece las incubadoras.

Comentó que trabajan con recursos internacionales y realizan proyectos para el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) así como de Volkswagen de México (VW).

El coordinador de Proyectos del IDIT invitó al público en general que tenga un proyecto en mano a que se acerque al Fab Lab, ubicado en las instalaciones de la Universidad Iberoamericana de Puebla, para que reciban la orientación y concreten la idea, se aterrice en un plano y se haga físico.

apr

CRÉDITO: 
Notimex