Primer centro de retiro para extranjeros

Foto: Shutterstock

León, Gto. En San Miguel de Allende se busca consolidar el turismo médico con el arranque, para el segundo semestre del año, del primer centro de retiro de alto nivel para extranjeros de la empresa One Eighty, donde se prevé una inversión cercana a 42 millones de dólares y un tiempo de ejecución de la obra de 18 meses.

El centro de One Eighty, considerada como una empresa de retiro de cinco estrellas, contempla 400 unidades en el lugar, que se estima estén ocupadas desde que comience actividades, ya que se tiene un número igual de clientes permanentes.

“Me encantaría que en el segundo semestre se coloque la primera piedra para este centro de retiro en San Miguel de Allende, así estaríamos oficializando en el país vecino lo seguro que es esta ciudad para vivir”, manifestó el alcalde Mauricio Trejo Pureco.

El funcionario municipal destacó que existe gran potencial en este sector, ya que -según estudios- este año cerca de 7 millones de estadounidenses se retirarán de sus actividades laborales, además de los 15,000 extranjeros que viven en la región, de los cuales, cerca de 10,000 son de Estados Unidos.

“San Miguel de Allende ya es un centro de retiro por excelencia”, sostuvo.

“El municipio es una empresa para que te retires y empieces a vivir; la filosofía de San Miguel de Allende es que te retires a vivir con calidad, asistencia personal, ayuda médica (...)”, agregó.

Pondrán condiciones

Recordó que, desde el año pasado, se proyectaba edificar este centro, “pero no queremos hacer nada al aventón; se le dio la opción (a la empresa) de ver varios terrenos, les gustó uno que es municipal”, cuyo precio oscila entre 5 y 8 millones de pesos.

Destacó que para que el proyecto se concrete se impusieron 11 candados. Entre ellos está que One Eighty deposite 30% de la inversión total ya asegurada en una cuenta destinada para la primera mitad del proyecto, de dos que son; además, en un plazo no mayor a cuatro meses tienen que iniciar la obra.

Otros candados son penalizaciones por atraso en el proyecto y que los proveedores y la empresa que se encargará de la construcción sean de San Miguel de Allende.

“En la última plática, que fue la semana pasada, se informó que ya estaban de acuerdo en aceptar uno de los dos candados que falta, que es el término de los cuatro meses para iniciar con la edificación del proyecto; está pendiente que acepten las penalizaciones económicas.

[email protected]

CRÉDITO: 
Sofía Negrete / El Economista