OSC, medio para resolver problemas sociales

Foto: Especial

Donación empresarial avanza, pero aún hay aportaciones informales: Cemefi

A casi 10 años de la creación de la ley que las rige, son ya 20,000 las organizaciones de la sociedad civil (OSC) registradas ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol); sin embargo, las llamadas donatarias autorizadas son 7,325, es decir, las que gozan de la exención de impuestos y de la autorización para expedir recibos deducibles.

Aunque avanza la cultura formal e institucional de la donación empresarial generada por las OSC, las instituciones que giran a su alrededor aún están inmersas en un mar de donaciones informales si se consideran los más de 100 millones de habitantes que tiene el país, y las más de 5 millones de empresas, precisó Consuelo Castro, directora jurídica del Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi).

Este mar de informalidad tiene que ver con la añeja desconfianza de la población ante sus instituciones; expresada en términos porcentuales, según una encuesta realizada por Michael Layton, profesor e investigador del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), 60% de la población prefiere donar de manera directa a una persona necesitada y sólo 16% a una institución, en tanto que a otro 16% le es indiferente la vía.

Desde esta perspectiva, simplificar la Ley Federal de Fomento a las Actividades Realizadas por Organizaciones de la Sociedad Civil, creada en el 2004, consolidaría la donación institucional, además del crecimiento de las OSC donatarias autorizadas, pues está creciendo el número de empresas donantes, acotó el investigador del ITAM.

Contra la donación informal

Michael Layton advirtió que con tal simplificación, se revertiría la cultura de la donación informal, la que refuerza, por ejemplo, que un niño de la calle se quede ahí. Por el contrario, formalizar la ayuda a través instituciones como las OSC ayudaría a resolver los problemas sociales de fondo, precisó el académico.

Ante este marco de incipiente cultura formal de la donación -y también del mayor impacto en la solución de un problema social de las OSC comparado con las acciones gubernamentales, por su espíritu de servicio e innovación-, organizaciones como el Cemefi proponen simplificar los trámites previstos en la ley que las rige y exentar el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), así como habilitar como donatarias autorizadas a las más de 13,000 OSC registradas, porque sus fines no son lucrativos.

Al exentarlas del ISR, impuesto previsto en el artículo 10 de esta ley, dejarían de pagar 28% estipulado, lo que ayudaría a la sustentabilidad de estas organizaciones sociales.

La regulación es positiva porque da transparencia; sin embargo, la exigencia no va de acuerdo con el objeto social de las OSC, pues se les equipara con empresas que reciben arriba de 34 millones de pesos anuales, definición que las obliga a realizar un dictamen fiscal, como las grandes empresas, cuyo fin es asegurarse de que los recursos se destinen a la obra social para la cual fueron constituidas.

Consuelo Castro agregó que se les obliga también a realizar declaraciones informativas de los donativos en especie que reciban, no pueden repartir utilidades ni dar préstamos, y en caso de disolución el patrimonio deben transferirlo a una organización similar.

Piden estándar internacional

Tanto el investigador del ITAM como la Directora Jurídica del Cemefi coincidieron en afirmar también que la obligación de utilizar 5% de los ingresos en la administración pone en riesgo su existencia, por lo que proponen ampliar ese porcentaje a 25%, una práctica internacional para este tipo de organizaciones.

“Ninguna organización puede administrarse con 5% de sus ingresos autorizado por la ley, por lo que plantean ampliar ese porcentaje a 25%, una norma que existe en otros países”.

Con tal simplificación, los incentivos previstos en la ley para las organizaciones de la sociedad civil donatarias autorizadas, como son la deducibilidad de donativos y la exención del pago del Impuesto Sobre la Renta, además del apoyo gubernamental con fondo al que obliga la ley federal de fomento, ampliaría a más de 13,000 el número de las OSC autorizadas -precisó Consuelo Castro- y, con ello, su impacto social. Además de que ayuda a este tipo de organizaciones a tener más fondos.

A manera de comparación, en Estados Unidos existen 1.2 millones de donatarios autorizados, en tanto que en México son 7,325, precisó el especialista del ITAM.

[email protected]

CRÉDITO: 
Leopoldo Trejo, El Economista