Piden que financieras reporten al Buró

Foto: Especial

Evitar el sobreendeudamiento entre la población, el objetivo

Para evitar problemas como el sobreendeudamiento entre la población, todas las instituciones que dan crédito, reguladas y no reguladas, deberían estar obligadas a reportar y consultar en las sociedades de información crediticia, consideró Jorge Kleinberg, director general de la sofipo Te Creemos.

Jugadores del sector de las microfinanzas han advertido que ya hay muchas entidades que prestan dinero en zonas donde antes no entraban, pero que lo hacen sin verificar qué otros préstamos traen los clientes, lo que genera ciertos niveles de sobreendeudamiento.

“Llegan y le ofrecen al cliente 5,000 pesos, y luego viene el de al lado y le dice: yo te doy otros 5,000, o esos 5,000 más otros 5,000. Hay quienes hacen menos exhaustiva la revisión. Hay zonas donde se pusieron cuatro o cinco financieras y todas atacan a los mismos clientes”, dice.

Kleinberg considera que existe un problema estructural en México que tiene que ver con las sociedades de información crediticia, ya que no todas las empresas que prestan dinero reportan o consultan, y las que sí lo hacen ni siquiera pueden tener información más completa, pues ni el Buró ni el Círculo de Crédito comparten sus bases de datos.

“Los regulados estamos obligados a reportar y consultar, quiero decir, las sofipos y los bancos estamos obligados.

“Los no regulados, sofomes y otras instituciones, no. Entonces, yo diría que es un problema estructural que estamos tratando de gestionar”, expone.

El Director de Te Creemos menciona que lo natural sería que fuera una obligación que todos, ya si no consultan, al menos reporten a las sociedades de información crediticia.

“Quieres prestar dinero formalmente y ser una institución del sector financiero, pues es lo mínimo que debes hacer. Vamos más allá: si no quieres consultar, es problema tuyo, si tú no quieres saber si está endeudado tu cliente o no es bronca tuya, pero por lo menos reporta”. Kleinberg afirma que al convertirse el reporte en una obligatoriedad institucional, la mayoría de los problemas de sobreendeudamiento se mitigarían.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Juárez, El Economista