Prevén aumentos salariales vía prestaciones

Las empresas consideran aumentar el salario mediante prestaciones durante el primer cuatrimestre del año, según encuesta nacional.

La economía mexicana pareciera haber iniciado una etapa de crecimiento tras el impacto de la crisis recesiva durante 2009, misma que afectó, entre otras cosas, las remuneraciones reales de los trabajadores. Por ello, la evaluación e implementación de ajustes salariales a través de prestaciones que tienen impacto positivo y directo al bolsillo de los empleados, va en ascenso.

¿Subir o no subir salarios?, ésa es la cuestión

Al respecto, Accor Services de México dio a conocer los resultados de su “Encuesta de Compensación 2010”, realizada del 20 de enero al 5 de febrero, donde sobresalió que 38% de las empresas tiene previsto otorgar este año ajustes salariales con un incremento equivalente a 5%, la mayoría aplicables durante el primer cuatrimestre del año; 36% aún se encuentra evaluando si otorgará un incremento salarial a sus trabajadores y 24% expresó que no realizará ajustes este año. El 2% se abstuvo de responder.

Otros resultados importantes son: 49% de las empresas está considerando otorgar un incremento salarial de 5% a través de la prestación de vales de despensa.

Sobre la práctica anterior es importante mencionar que 57% lo hace para incentivar al trabajador, 24% busca obtener un beneficio fiscal, 9% tiene como objetivo incrementar la productividad de su empresa y 10% mencionó diferentes razones, entre las cuales destaca la retención de talentos.

La clase media, la más golpeada

La muestra de la encuesta incluyó 641 empresas a nivel nacional, donde más de la mitad se encuentran en los sectores de servicios (34.3%), manufactura (12.8%) y comercio (12.3%). De estas organizaciones, 79% considera que los vales de despensa son una buena opción para empresas y empleados en función de las ventajas que representa para ambos grupos.

Alfonso Delint, académico de Economía de la Universidad Panamericana, comentó en el estudio “¿Apretarse el cinturón?”, desarrollado por consultores de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos, que al aprobarse la dieta fiscal de 2010 “hubo una pérdida en el poder adquisitivo de entre 7 y 10%, considerando el ingreso menor por el ISR y el alza generalizada en los bienes de consumo, desencadenada por el IVA”.

Las medidas afectan principalmente a la clase media trabajadora que gana más de 4 salarios mínimos, que recibirá el mismo sueldo -sin aumentos- y que estará obligada a realizar aportaciones mayores al fisco.

Con base en ello y en el marco de la recuperación económica, las empresas pueden implementar prestaciones como un incremento al salario, o bien, como un aumento real en una prestación, destacando que se puede hacer sin impactar los costos de las empresas.

Con información de Accor Services de México.

[email protected]

CRÉDITO: 
Redacción