Conoce los beneficios y riesgos de la domiciliación

Foto: Especial

A pesar de la comodidad, en México no ha tenido el impacto esperado

¿Te has quedado sin el servicio de televisión privada o de telefonía móvil por olvidar cubrir el recibo? O, peor todavía, ¿por un descuido se te pasó la fecha de pago de la tarjeta de crédito? No cumplir a tiempo con el abono de un servicio puede generar mayores intereses, comisiones o una mala nota en tu historial crediticio.

Los bancos ofrecen un servicio que consiste en realizar los pagos por ti. Se trata de la domiciliación y consiste en que una institución bancaria, por petición del cliente, pague de forma automática y periódica algún adeudo o servicio, con cargo automático a una tarjeta de crédito o débito.

“Con el servicio de domiciliación se reducen las visitas al banco, se ahorra tiempo e incluso puedes desentenderte de la fecha de pago de servicios contratados con diferentes instancias”, explicó Jesús Bermúdez, director de Tarjetas Bancarias de Banamex.

La mayoría de los bancos no cobran comisiones por este servicio y se puede domiciliar el recibo del teléfono, Internet, celular, gas natural, colegiaturas, hipotecas, televisión por cable, agua, predial, entre muchos otros, siempre que la institución bancaria tenga convenio con la empresa que ofrece el servicio.

A través de la domiciliación se realiza el cargo sobre el importe del recibo o la factura y el cliente puede indicar cuál será el monto máximo a pagar con el objetivo de que su cuenta nunca se vea desbalanceada. Por ejemplo, hasta 500 pesos en el servicio de la luz; si la factura sobrepasa dicho monto, el cliente deberá pagar por su cuenta.

Cómo se contrata

Para hacer uso del servicio tienes que acudir a la ventanilla de tu banco o hacer uso de la banca por Internet. En ambos casos, se te solicitará el llenado de una solicitud en la que faculta a la entidad financiera a realizar los pagos aplicando un cargo periódico a tu tarjeta, explicó Jesús Bermúdez.

El usuario tiene que proporcionar el nombre del proveedor o servicio que desee domiciliar; el periodo de pago; el número de la tarjeta a la que se realizarán los cargos, y el monto máximo fijo autorizado para cada periodo.

Consejos al solicitarlo

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda que los usuarios que estén interesados en domiciliar acudan directamente con el banco o la empresa prestadora del servicio, y nunca con personas que se encuentren en la calle o en tiendas de autoservicio ofreciendo el modelo. Así el usuario tendrá protegidos tanto sus datos personales como financieros, y no serán utilizados para fines ilícitos.

Baja penetración

Un estudio publicado por el Banco de México, acerca de la penetración del servicio, advierte que en México la domiciliación no ha tenido el avance esperado, a pesar de ser una opción práctica y de gran ayuda en la vida del usuario de servicios financieros. Esto se debe a que los usuarios de tarjetas de crédito consideran que se les puede aplicar un cargo indebido y que será molesto o casi imposible realizar una reclamación.

Desde el 2010, el Banco de México elaboró las reglas para facilitar tanto la contratación del servicio y su cancelación, así como procedimientos más sencillos y rápidos para la reclamación por cargos no reconocidos.

La cancelación del servicio no tiene costo y surtirá efecto en un plazo no mayor a tres días hábiles a partir de la fecha en que el banco reciba la solicitud.
Si una persona no reconoce o no está de acuerdo con algún cargo, tiene 90 días a partir de la fecha en que se realizó para objetarlo ante el banco o la empresa prestadora del servicio, y solicitar su reembolso.

Al realizar la objeción antes del día 60, la cantidad reclamada se abonará a la cuenta del usuario 24 horas después de que el banco tuvo conocimiento.

Ventajas de utilizar el servicio

    La Condusef menciona que las siguientes son algunas de las ventajas de la domiciliación:
  • Evita que el usuario acuda frecuentemente al banco o a la empresa prestadora de servicios a realizar pagos.
  • Siempre pagará en tiempo sus servicios.
  • Puede cancelar en cualquier momento y el banco debe proceder su petición en un plazo límite no mayor a tres días hábiles.
  • La mayoría de los bancos no cobra comisiones por el servicio.
  • Algunas empresas hacen un descuento por pagar de esta forma.

[email protected]

CRÉDITO: 
Alejandro Cruz Domínguez, El Economista