Créditos para pequeñas empresas, los menos favorables

Foto EE: Archivo

Un estudio del Banco de México (Banxico) reveló que las condiciones de crédito para empresas micro y pequeñas son menos favorables que para las medianas.

El estudio, que tiene como fin reportar las condiciones de competencia en el crédito a las pymes, detectó que las micro y pequeñas pagan tasas de interés promedio tres puntos porcentuales más altas que las medianas.

El Banxico indicó que la concurrencia de oferentes al mercado de crédito pymes es dinámica; con 32 bancos y cerca de 329 intermediarios financieros no bancarios.

Entre el 2009 y el 2014, precisó, el crédito del sector bancario a pymes creció a una tasa real promedio anual de 12% y el número de empresas atendidas pasó de 240,000 a 303,000.

“En el mismo lapso, la tasa de interés promedio ponderado en crédito a pymes pasó de 13.74 a 11.34%”, agregó. Destacó que las condiciones de crédito para micro y pequeñas empresas son menos favorables que para las medianas.

“Los modelos de negocio prevalecientes conducen a que los oferentes de crédito a micro y pequeña empresa no se disputan a los clientes”, indicó en sus resultados.

El Banxico refirió que las características de las pymes dificultan el otorgamiento de crédito debido, primero, al reducido monto de financiamiento que estas empresas reciben con respecto al costo fijo que representa evaluarlas y, segundo, a que el problema de asimetría de información que caracteriza a los mercados de crédito se agudiza en el caso de las pymes.


OPORTUNIDADES

Se identificaron diversas oportunidades que pueden derivar en una mejora en las condiciones de competencia en la provisión de crédito.

Entre éstas destacan: completar las bases de datos y mejorar la calidad de la información disponible de las sociedades de información crediticia (SIC) para evaluar el riesgo de crédito de las pymes y la oferta de servicios de valor agregado de las SIC, en particular de la calificación de créditos mediante valoraciones numéricas, y la provisión de reportes y de calificaciones que consideren en conjunto el historial de la empresa y el de sus propietarios.

Asimismo, con la participación de Nafin, mantener el esquema de fondeo actual que es aprovechado por los intermediarios que carecen de infraestructura, y promover la diversificación de fuentes de financiamiento de los mismos, y establecer mecanismos de asignación de garantías que partan de una evaluación del riesgo de cada pyme.

Finalmente, en materia de abatimiento de costos de cambio y de búsqueda, promover el acogimiento de las pymes a la regulación emitida por la Condusef, que permite que el banco receptor se encargue de todos los trámites de cancelación del crédito contratado con el banco originador.

APR

CRÉDITO: 
Edgar Juárez / El Economista